jueves, 9 de marzo de 2017

Divrei Emmanuel: Palabras de Torá en Honor a Shabat Zajor

La Guerra Eterna con Amalek

Este Shabbat, acostumbramos leer de otro Sefer Torah, una porción adicional a la parashá de la semana que incluye el mandamiento de recordar el mal que nos hizo la nación de Amalek y que le declaremos una guerra eterna contra ellos para destruirlos totalmente, y a su memoria. Esto normalmente se lee el Shabbat antes de Purim, porque Hamán de la historia del libro de Esther, era un Amalekita.
En la lectura, la Torá describe la razón que somos mandados a armar una guerra total contra ellos para todas las generaciones. “Porque ellos los encontraron en el camino y mataron a todos los débiles los que estaban desmallándose, los cansados y no tuvieron miedo de Dios.” La tradición explica que Amalek formuló un ataque cobarde, al atacar los más débiles de nuestro pueblo que habían quedado a la parte de atrás del campamento. La Torá nos manda nunca olvidar este acto malvado y que los destruyamos. La Torá manda hacer genocidio total contra esta nación malvada. Nuestros sabios explican que Amalek se presenta en cada generación para tratar de destruirnos. Pues en cada generación hay que tratar de completar esta mitzvá para que no puedan matarnos. Pero hoy en día es muy difícil determinar que nación es la nación de Amalek. 
De acuerdo al Talmud esto se debe  a cuando, Sancheriv, el general babilónico conquistaba un pueblo, mezclaba todas las naciones conquistadas para destruirlas y crearles una nueva identidad bajo su mando. Pues Amalek fue una de esas naciones y se mezcló con otras naciones. Entonces hoy en día no se puede identificar quién es de esa nación y quién no lo es. Pero algunos de los sabios explican que esta mitzvá no le aplica únicamente a la nación biológica de Amalek, si no a cualquier nación que se comporte como Amalek.
Al igual que uno se podría convertir para ser miembro de Israel, al aprender nuestros caminos y vivir de acuerdo a ellos, cualquier nación que ande en el camino malo de Amalek es como si se convirtió en Amalek. Pues de acuerdo a esta interpretación la mitzvá de destruir Amalek está existente  aunque Amalek como nación no se podría probar como descendientes directos pero como miembros de la nación “espiritual” de Amalek tendría que ser destruidos. La otra opinión anterior explica que como Sancheriv mezclo las naciones ya esta nación fue destruida. Y los otros enemigos simplemente son enemigos pero no son Amalek. Ahora si es posible destruir completamente a Amalek,¿Por qué la Torá le llama a esta guerra una batalla eterna o constante en cada generación?
Esta pregunta causo otra interpretación de la mitzvá de destruir a Amalek y es la base de este dvar Torá. Amalek simboliza el “yetzer harah” (inclinación negativa) que está adentro de cada individuo. Por esa razón la Torá considera la batalla eterna. Esta batalla contra “Amalek” ocurre eternamente adentro de cada individuo. La batalla contra Amalek es para destruir el aspecto de la inclinación negativa que es similar a Amalek. Es importante notar aquí que la idea es destruir la parte del yetzer hara que es similar a Amalek no destruir el yetzer harah completamente. El resto del yetzer harah debería de ser tomado cautivo y dirigido al servicio de Hashem y la humanidad.

¿Cuáles son los aspectos del Yetzer Harah Amalekita y por qué es tan indeseable que tiene que ser destruido completamente?
La clave está en la descripción de la Torá sobre su estilo de ataque. Ellos buscaron la debilidad de su enemigo y se aprovecharon de ella para destruir. Este es el tipo de persona que busca fallos en los demás para aprovecharse de ellos para sus propias ganancias. El personaje que la Torá busca desarrollar es exactamente lo opuesto. El seguidor de la Torá busca las fuerzas y capacidades de su prójimo y no sus fallos. Si el nota una debilidad en su prójimo el trata de ayudarlo superar esa falta en lugar de rebajarlo nosotros tratamos de levantarlo.
Un gran ejemplo de esto se encuentra en Yitro el suegro de Moisés. Cuando llego al en campamento del pueblo judío encontró una debilidad y trato de mejorar la situación. Las sugerencias formaron las cortes hebreas. Yitro se afilio al pueblo y después de afiliarse le dio consejo. Esto fue para que sus sugerencias sean como parte del equipo y no vengan como críticas o desde afuera. Esta es la mejor manera de ayudar a otros, demostrarles que tenemos interés en ellos y que somos parte de su comunidad o familia.
En nuestra guerra eterna contra Amalek tenemos que superar el deseo de encontrar los fallos o debilidades de los demás. El camino fácil de sentirse uno superior al darle de menos a los demás es parte de este fallo Amalekita. El método de tumbar a los demás es para que el ultimo que queda parado aparezca más alto que los demás, pero el verdaderamente no lo es. El método de la Torá es hacernos crecer al levantar a los demás y mientras tratamos de crecer nosotros mismos. De esa manera todos crecen y el que los ayuda crecer es el que más crece.
Ejemplos del yetzer hará al estilo Amalek están en todas partes. Una de esas es la tendencia de muchos en los campos religiosos de hacer parecer que los demás no son religiosos mientras uno si lo es. Este sería el espíritu de Amalek. El espíritu de la Torá es como Moisés, Eldad y Medad recibieron profecía. Moisés comento sería bueno que todo Israel tenga profecía. El logro de ellos no le quitaba al logro de Moisés.
Yehi Razon – Que Hashem nos de la fuerza para ser victoriosos en la batalla constante contra el Amalek – espíritu de envidia y negativo que está adentro de cada persona. AMEN
Les deseamos felicidad por la fiesta de Purim y Shabbat Shalom,

Rabino y Rabanit