viernes, 9 de diciembre de 2016

Pirsumei Nisa - Difundir el Milagro de Janucá


Una de las leyes y costumbres de la iluminación de la Janukiah es colocar la Menorá en la ventana de nuestras casas para que los transeúntes la puedan ver. Los Sefaradim colocamos la Menorá al exterior de nuestras puertas, frente a la Mezuzá al lado opuesto - cerca de la puerta de entrada por la misma razón. De hecho, la hora de encender la Menorá fue determinada por nuestros rabinos de sagrada memoria como a la vuelta de crepúsculo, ya que sería más eficaz en la difusión de la mitzvá ya que muchas personas están viajando a esa hora regresando del trabajo o terminando sus compras. Esto causaría que el número más grande de personas puedan ver la Menorá durante esas horas. Todo para publicar los eventos de Janucá.



¿Por qué nuestros rabinos querían promover la difusión de esta mitzvá? Tal vez la respuesta se puede encontrar en la Haphtarah para Shabat Janucá. Esta haphtarah comienza con las palabras: "Rani vesimji bat Tzion - ¡Grita de alegría hija de Sión! Porque he aquí, yo vengo, y habitaré en medio de vosotros - oráculo del Señor-. En ese día muchas naciones se unirán al Señor y convertirse en su pueblo, y habitaré en medio de ti. Entonces sabrán que yo era enviado por el Señor de los ejércitos. "Zacarías 2:14-15

En esta visión de Zacarías promete de la redención del pueblo judío, tanto en el inicio de la reconstrucción del segundo templo y una profecía del futuro de la construcción del tercer templo algún día en un futuro próximo con la llegada del Mashiaj.

Su profecía es clara. No requiere ninguna explicación. La presencia de Dios volverá a habitar entre nosotros. La Shejiná se sentirá entre nosotros proporcionando el amor y apoyo que la presencia de Dios trae consigo. Y el hecho de que estamos llenos de la presencia de Dios atraerá a los buscadores espirituales de muchas naciones. Ellos sentirán la presencia de Dios entre el pueblo judío. Ellos se sentirán atraídos por la energía del amor que viene al mundo cuando el pueblo judío abiertamente le demuestra al mundo que son felices y realizados por servir a su Dios. Y ellos se unirán a esto también. Y van a llegar a ser tan judío como el resto de nosotros (“y convertirse en su pueblo”). Y porque el pueblo judío haya aceptado estas personas que desean conectarse a Dios (los conversos) serán bendecidos con una presencia aún más fuerte de Dios. Esto es profetizado por la repetición de la declaración "y habitaré en medio de ti" después de haber dicho que se unirán a Dios y serán su pueblo. Por último, debido a todo esto, la bendición más alta será conferida al pueblo judío - los Judíos se sentirán ciertos de que Dios es el Dios verdadero y que sus profetas son verdaderos.

Este es el comienzo de la Haphtarah de Janucá. Es fácil de entender lo que el profeta está diciendo y predecir qué sucederá. ¡De hecho, esto está sucediendo ahora mismo ante nuestros ojos! El pueblo judío ha vuelto a Jerusalén y Sión. Muchos de nosotros hemos devuelto a la observancia tradicional y ese número crece día a día. También estamos viendo un aumento en el número de personas que desean "unirse al Señor" por medio de la conversión al judaísmo. Si los aceptamos, seremos bendecidos con una bendición aún mayor - una mayor sensación de espiritualidad y con seguridad que nuestra Torá es verdadera y los profetas eran exactos.

¿Cómo se relaciona esto con la colocación de la Menorá de Janucá en la ventana? La haphtarah termina con la visión de Zacarías de la Menorá de oro, flanqueada por árboles de oliva. Esta es una clara alusión a la Menorá de Janucá. Tal vez la visión de Zacarías es que la luz de la Menorá atraerá a otros a nuestro pueblo y esto restablecerá nuestro templo y profundizara nuestra relación con Dios. Nuestros rabinos crearon la fiesta de Janucá antes de que decretar contra el proselitismo. Janucá se instituyó durante el reinado de los Mamoneos y la prohibición de proselitismo fue creada como una reacción a Adriano (Emperador de Roma) por la persecución de aquellos gentiles que tomarían parte de la circuncisión para convertirse al judaísmo. Antes de que esta prohibición fuera promulgada, el judaísmo fue claramente expresado por nuestros profetas y rabinos como una religión que buscaba y promovía la conversión. La conversión de muchas naciones se ve en la Torá y en los profetas como uno de los pasos hacia la llegada del Mesías y la salvación de la humanidad de nuestro actual estado de anarquía espiritual que engendra guerras y permite que se multipliquen las hambrunas y las enfermedades.

La Menorá en la ventana nos enseña que deberíamos de mostrarle abiertamente a los demás nuestra alegría de vivir judaicamente y abiertamente darles la bienvenida a los demás a mirar y explorar nuestro estilo de vida. El día que el pueblo judío le dará la bienvenida a los conversos y los incluye como parte de su nación, un gran entusiasmo crecerá a nuestro alrededor. Vamos a sentir la presencia de Dios como si nunca antes y nosotros creeremos en nuestra Torá más que nunca.

Este ha sido mi experiencia en la realización, la educación y la interacción con los conversos. En la mikve la presencia de la Shejiná se siente más que en cualquier otro servicio hasta es comparado al Kol Nidreh. La honestidad es incomparable cuando un converso testifica ante un tribunal de rabinos que él o ella es creyente en la Torá - es pura espiritualidad sencilla honesta y directa. Esta honestidad y el amor traen la presencia divina, porque la presencia divina es todas esas cosas. Cada vez que participo en ella, me siento atraído a esta experiencia más y más. Veo claramente que el acto de conversión no es sólo una ayuda para el convertido - en realidad es una ayuda para el pueblo judío! Aquellos de nosotros que abrimos nuestros corazones a la conversión y nos permitimos ver que la motivación de la conversión es santa y pura, se elevan al ver que esto ocurra.

Cuando nuestras sinagogas se conviertan en lugares de culto y congregación para todas las personas de todas partes - nuestros jóvenes volverán a nuestras sinagogas y a su Dios. Mientras el judaísmo siga siendo un "club exclusivo", abierto sólo a ciertas personas, de ciertas razas, de ciertos orígenes y algunos de ciertas capacidades económicas, nuestras sinagogas quedarán vacías de nuestra juventud, porque nuestros jóvenes no se sienten satisfechos por pertenecer a una sinagoga si no es en busca de la piedad y la espiritualidad y el amor y aceptación. Si la sinagoga no lo ofrece - lo van a buscar en otra parte. Es una conclusión muy simple. Tenemos que abrazar la idea pragmática de ser espiritual y filosóficamente abiertos o dejamos de tener una razón de existir.
Zacarías, el eterno optimista nos asegura que el día en que abrasemos estas ideas prosperemos espiritualmente. ¿Por qué no hacerlo este año?





Por el Rabino Rigoberto Emmanuel Viñas