lunes, 28 de noviembre de 2016

Divrei Emmanuel Parashat Toldot

Síntesis Perashat Toldot 

Después de 20 años de matrimonio las plegarias de Isaac dieron resultados y Rebeca concibió mellizos. Esav nace primero y después Jacob. Mientras iban creciendo fue notable el gran contraste entre ellos, Esav era cazador, un hombre cerca de la tierra y del mundo físico.




La Perashát de esta semana se llama “Toldot” porque en el principio de la Perashát esta palabra es usada para describir las “generaciones” de Itzjak hijo de Avraham. Pero la misma palabra aparece en la Perashát anterior para describir las “generaciones” de Ishmael, también descrito como hijo de Abrahám. La palabra usada en las dos perashot es Toldot. Pero en la perashát de esta semana está escrita de manera diferente. La diferencia está en que en esta semana cuando la Torá se refiere a Itzjak usa una letra “vav” –v - y cuando se refiere a Ishmael no la usa. ¿Será una falta de ortografía o tendrá un mayor significado? La Torá no contiene ningún error; es la palabra de Dios perfecta y sin faltas o contradicciones. Todo lo que parece un error o una contradicción es parte del texto perfecto para enseñarnos mucho más Torá de la que podríamos aprender.

De acuerdo a nuestros Sabios Rabinos de memoria bendecida (Jazal) el uso de la letra vav -v_ en el caso de Itzjak y nó en el caso de Ishmael, fue con el propósito de profundizar nuestro entendimiento sobre la diferencia entre Itzjak e Ishmael y sus teologías. En el caso de Ishmael la letra vav -w_ que falta es para demarcar que, aunque era descendiente de Avraham no era el heridor de Abraham. En la Perashát de la semana pasada aprendimos que de acuerdo a nuestros sabios Ishmael ya había hecho Teshuvá en el momento que fue a enterrar a su padre Avrahám. Y por esa razón la Torá se refiere a ambos hijos como hijos de Avrahám. Pero, aunque Ismael había hecho Teshuvá todavía faltaba algo y todavía falta en la teología de los hijos de Ishmael. Esto esta reflexionado en la letra “vav” que falta en su descripción.

Ishmael se convirtió en un monoteísta siguiendo los caminos de su padre. Sus descendientes todavía son monoteístas hoy en día, pero ellos no son judíos. Itzjak también era monoteísta y sus descendientes nosotros los judíos lo seguimos siendo también. Ambos somos monoteístas, pero no somos iguales. A través de la línea de Itzjak nació una nación que reveló la Torá al mundo. El pacto que Hashem desarrolló con nosotros no es uno de fe solamente. Itzjak y sus descendientes no solamente aceptaron el pacto de Abraham, le añadieron al pacto; y también Yaakob le añadió y lo profundizo. Mientras Ishmael se mantiene monoteísta y se concentra en mantener su fe el judío actúa y demuestra su fe manteniendo la Torá y esas acciones especificadas en la Torá le añaden a la fe y la hacen más fuerte. Ishmael y su fe fue bendecido, pero Itzjak y su fe como contiene práctica que la demuestra es continuamente bendecida. 

La letra “vav” es en hebreo un verbo de conexión. Cuando se usa en frente de una palabra quiere decir “y”. La vav -w_ de Itzjak sirve para demostrar que él estaba unido a Dios a través de los mitzvot. Y también la “vav” es el simbolismo de la misión del judaísmo de unir lo espiritual y lo material. La fe es solamente espiritual pero cuando la fe se combina con las acciones de los mitzvot de la Torá su efecto es de combinar los dos mundos. El judaísmo no es un llamamiento a la fe solamente. Es una invitación a la acción (el verbo) para servir como agente de manifestación de la presencia divina. Por esa razón las generaciones de Itzjak contienen la vav –v - y las generaciones de Ishmael no la contienen. 
Por el Rabino Rigoberto Emmanuel Viñas





This week’s parsha starts with a description of the generations of Isaac son of Abraham. In the previous parsha the same exact words appear stating that Ishmael was the son of Abraham when it presents his “generations.” The word generations which is used in both parshiot is “toldot.” But in this week’s parasha, Toldot is spelled differently than in the previous parasha. When the Torah refers to Isaac, the father of the Jewish people, it spells the word with the vav but when it refers to Ishmael, the father of the Arab people it is without the usual vav. Is this a spelling mistake in the Torah? Not according to Chazal (our Rabbis of blessed memory).
            The missing vav in Ishmael’s description is purposeful. It alerts us that although he was an heir of Abraham, he was not the heir of Abraham. Ishmael is blessed in a special relationship with God. We know through Chazal that at the end of Abraham’s life Ishmael repented and returned to the spiritual ways of his father Abraham. For that reason when Abraham is buried the Torah describes both sons of Abraham as participating together in his burial. But although Ishmael repents and becomes spiritual in the ways of his father Abraham there is still something missing. This is reflected in the missing vav.
            Ishmael became a monotheist by following his father’s tradition. He is still today a monotheist (through his descendants), but he is not Jewish. Isaac is a monotheist and he is still a monotheist today (through his descendants) they may both be monotheists but they are not equal. Through the lineage of Abraham and Isaac a nation was born that revealed the Torah to the world. The bond that God began with Abraham is not only continued through Isaac it is developed through Isaac. Isaac and his descendants add to and deepen this special bond and through this deepened bond the Torah is revealed that further deepens our connections to God. Ishmael remains a monotheist and his relationship with God is a blessed one but it doesn’t provide the same level of connection that Isaac’s does.
            The vav is usually used as a linking verb when added to the beginning of a word. It is also one of the letters of God’s holy name. The vav is a very spiritually powerful word because it symbolizes the link between heaven and earth. That is the purpose of our Torah. It is never enough – according to Isaac’s descendants to say “I believe in One God,” we must do things that link the real tangible world with the One we believe in by doing holy deeds as taught by the Torah. Judaism’s message is not just that God exists as One but that we must link the earth to his presence, sanctifying it by acting as God’s agents doing his mitzvoth.