¿Por qué tanto vino? - Las cuatro copas de la Hagada


Uno de los requisitos del Seder de Pesaj es que bebemos cuatro copas de vino. Y, si es posible, que este vino sea tinto y que se tome reclinados a la izquierda.

Según el Talmud, todos los judíos, hombres, mujeres e incluso niños, deben beber estas cuatro copas de vino. Esto incluso para una persona que normalmente vive de la caridad. Para cumplir con la mitzvá de beber las cuatro copas de vino, debe vender su ropa, si es necesario, para pagar el vino para la Pascua (Psachim 108b). ¡Esa es una mitzvá extremadamente importante! Según nuestros Rabinos, las cuatro copas de vino deben tomarse mientras se reclinan a la izquierda durante el Seder y la copa debe contener un mínimo de tres onzas de vino. ¡Debemos, por halacha (ley), beber más de la mitad de la taza cada vez, lo que significa que debemos ingerir al menos 1.6 onzas cuatro veces durante el Seder! Nuestros rabinos explican que es preferible que este sea un vino real, pero que se puede usar jugo de uva si es necesario. Aquellos que normalmente no beben vino porque no disfrutan del sabor deben obligarse a beber al menos la cantidad mínima requerida para estas cuatro tazas.

Nota el jugo de uva de acuerdo a la ley Sefardita no puede ser pasteurizado o cocinado para decir la beraja (bendición) de "borei peri haguefen." Tiene que ser jugo o zumo de uva crudo porque por lo menos ese jugo se pudiera usar para fermentar y crear vino pero el cocinado comercial como es tan procesado y pasteurizado no se pudiera convertir en vino. Pues hasta el zumo o jugo tendría que tener alguna relación con el vino. Los jugos comercialmente vendidos por la marca "Kedem" o otras marcas "Kosher" (Casher) no son aptos todo el año de acuerdo a nuestra practica para el Kidush por esta misma razón. Seria mejor comprar uvas y exprimirlas nosotros mismos.

Hay una serie de preguntas que surgen de estos requisitos.

En primer lugar, ¿por qué cuatro tazas? ¿Habra algún simbolismo - con ese numero de copas? La respuesta es que cada copa representa una expresión diferente de libertad que se encuentra en la Torá. Para cada uno de estos, hacemos un "brindis". El Talmud Yerushalmi (Talmud de Jerusalem  Psachim 10) Rabi Yojanan explica en nombre del Rabino Benayah que esta practica del Seder proviene de las cuatro frases de libertad utilizadas en la Torá en Shemot 6: 6-7

Éxodo 6: 6 "Por lo tanto, di al pueblo de Israel: Yo soy el Señor, y te sacaré de las cargas de los egipcios, y te libraré de su esclavitud, y te redimiré con un brazo extendido, y con grandes juicios; 7. Y te llevaré a mí por un pueblo, y seré para ti un Dios; y sabrás que yo soy el Señor, tu Dios, que te sacará de las cargas de los egipcios."

לָכֵן אֱמֹר לִבְנֵי-יִשְׂרָאֵל, אֲנִי יְהוָה, וְהוֹצֵאתִי אֶתְכֶם מִתַּחַת סִבְלֹת מִצְרַיִם, וְהִצַּלְתִּי אֶתְכֶם מֵעֲבֹדָתָם; וְגָאַלְתִּי אֶתְכֶם בִּזְרוֹעַ נְטוּיָה, וּבִשְׁפָטִים גְּדֹלִים.
ז  וְלָקַחְתִּי אֶתְכֶם לִי לְעָם, וְהָיִיתִי לָכֶם לֵאלֹהִים; וִידַעְתֶּם, כִּי אֲנִי יְהוָה אֱלֹהֵיכֶם, הַמּוֹצִיא אֶתְכֶם, מִתַּחַת סִבְלוֹת מִצְרָיִם.

Estas cuatro expresiones de libertad son la razón por la que bebemos cuatro copas de vino. El Talmud también explica sin embargo, que estas expresiones de libertad del pasado son imitadas por las cuatro expresiones utilizadas en Ezequiel 34:13 para la futura redención:

Ezekiel 34: 13. "Y los sacaré de entre los pueblos, y los recogeré de los países, y los traeré a su propia tierra, y los alimentaré en las montañas de Israel por los ríos, y en todos los lugares habitados de la país. 14. Los pastaré en un buen pasto, y en los montes de Israel estarán su redil; allí estarán en un buen pasto, y en una tierra de pastos gordos se alimentarán de las montañas de Israel."

יג  וְהוֹצֵאתִים מִן-הָעַמִּים, וְקִבַּצְתִּים מִן-הָאֲרָצוֹת, וַהֲבִיאוֹתִים, אֶל-אַדְמָתָם; וּרְעִיתִים, אֶל-הָרֵי יִשְׂרָאֵל, בָּאֲפִיקִים, וּבְכֹל מוֹשְׁבֵי הָאָרֶץ.
יד  בְּמִרְעֶה-טּוֹב אֶרְעֶה אֹתָם, וּבְהָרֵי מְרוֹם-יִשְׂרָאֵל יִהְיֶה נְוֵהֶם; שָׁם תִּרְבַּצְנָה בְּנָוֶה טּוֹב, וּמִרְעֶה שָׁמֵן תִּרְעֶינָה אֶל-הָרֵי יִשְׂרָאֵל.

Así, con las cuatro copas no solo se brindan por las cuatro expresiones de nuestra libertad en el pasado, sino que también son un brindis por la redención que vendrá con Mashaich.

Hablando de nuestra futura redención, hay una discusión adicional con respecto a la idea de que quizás debería haber sido cinco copas de vino en el Seder. Esto se debe a la promesa para el futuro que se encuentra en la misma sección de la Torá:

Exodo 6:8. "Y los llevaré a la tierra, sobre la cual juré dársela a Abraham, a Isaac y a Jacob; y te la daré por herencia; Yo soy el senor."

ח  וְהֵבֵאתִי אֶתְכֶם, אֶל-הָאָרֶץ, אֲשֶׁר נָשָׂאתִי אֶת-יָדִי, לָתֵת אֹתָהּ לְאַבְרָהָם לְיִצְחָק וּלְיַעֲקֹב; וְנָתַתִּי אֹתָהּ לָכֶם מוֹרָשָׁה, אֲנִי יְהוָה.
Por eso agregamos la quinta copa, que es la copa de Elías. COS SHEL ELIAHU - Con la copa de Elías saludamos la futura redención. Esta copa conecta la celebración pascual del pasado con la esperanza del futuro. Esta 5ta copa no se toma como parte del ritual para afirmar que aun falta una porción de las promesas que todavía falta por cumplirse de la ultima redención. 

Otros simbolismos:
Rabi Levi explica en el Talmud que se trata de una alusión a los cuatro reinos que nos subyugarán pero que, al final, venceremos bebiéndolos simbólicamente: Babilonia, Media (Persia), Grecia y Roma (presente).

Don Isaac Abravanel (Portugués y Español 1437–1508) dice que aluden a las cuatro redenciones que abarcan la historia judía. La Copa # 1 alude a la elección de Abraham y sus descendientes (separándonos del resto de las naciones); la taza # 2 alude a nuestra liberación de Egipto; la taza # 3 simboliza nuestro ser salvos de nuestros enemigos a través de nuestros exiliados, y la taza # 4 es para nuestra redención final.

El Gaon de Vilna (Lituania 1720 – 1797) ve en las cuatro copas los cuatro mundos: (1) el mundo de Hoy, (2) el mundo de los días de Mashíaj, (3) el mundo en el momento de la resurrección de los muertos, y (4) El mundo por venir (el cielo). Por lo tanto, dice, nuestra participación en el Seder afecta a todos estos niveles y nos otorga la plena participación en cada uno de ellos.

El Maharal de Praga (Rav Loewi, Praga 1512 - 1609) encuentra alusiones a las cuatro matriarcas de Israel, Sarah, Rivka, Rachel y Leah, y explica que debido a ellas, nosotros y los patriarcas fuimos salvados de la esclavitud de Egipto. El Midrash explica que fue a través del mérito de las mujeres que todos nos salvamos.

La única pregunta que queda por hacer es ¿por qué vino y porque reclinados a la izquierda? 
Nuestros Rabinos explican que el vino es el símbolo de la Presencia Divina (la Shejina). Como el vino altera la conciencia y afecta cómo percibimos la realidad, es la sustancia perfecta para simbolizar la Presencia Divina porque cuando sentimos la presencia de Dios en nuestras vidas, también altera nuestra realidad. 

El vino es también un símbolo de estatus de la libertad. Las personas libres beben vino al paso y a su gusto! Por eso durante el Seder, como símbolo de nuestra libertad lo hacemos recostados mientras lo bebemos. El Talmud nos recomienda que reclinemos a la izquierda para evitar atoradnos. 

Una de las siete frutas bendecidas de la tierra de Israel es la uva. Al tomar vino - para expresar libertad, la conexion simbolica y de oracion se establece entre la libertad y nuestra sagrada tierra - que ahi sea adonde se encentre la verdadera libertad!

El hecho de que el vino debe ser tinto también es simbólico, ya que nos recuerda la sangre de los niños asesinados por el faraón en Egipto; también nos recuerda de la sangre de la ofrenda Pascal (el Karban Pesaj), que fue combinada con la sangre de la circuncisión, que marcó nuestras puertas en Egipto en la noche de la plaga contra los primogénitos de Egipto. Todos estos símbolos se combinan para hacer del vino un símbolo muy poderoso de la Pascua (Pesaj). 

Lechaim!











Entradas más populares de este blog

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Nitel Najt

Una Aclaración Simple

¿Arroz y Frijoles en Pesaj?

“Ante la Ley” Kafka y los Anusim del Siglo 21