El Gentil - El Converso - El judío y el Seder de Pesaj


Una sola ley y Un solo amor: el sacrificio de la Pascua y su mensaje al presente
Por: Rabino Manny Viñas

La comunidad entera de Israel lo hará (el Karban Pesaj). Y si un extranjero vive con usted y desea hacer una ofrenda de Pesaj a Dios, entonces todos sus varones serán circuncidados; entonces puede acercarse para lograrlo y será como un nativo de la tierra. Ninguna persona no circuncidada puede comer de ella. Habrá una y la misma enseñanza (ley) para el nativo y para el extranjero (ger o converso) que habita en medio de ustedes. Y todos los hijos de Israel lo hicieron; Así como Dios había ordenado a Moisés y a Aharón, así lo hicieron. (Éxodo 12: 47-50)

La sección de la Torá citada anteriormente, que leímos el primer día de la Pascua, describe el sacrificio de la Pascua (Karban Pesaj). La Torá se esfuerza por incluir un detalle interesante en la narración de las leyes de la observancia anual de la Pascua. Comienza prohibiendo la participación de todos los no circuncidados, excluyendo así a los gentiles. Pero luego dice que si un no judío quiere participar en el sacrificio de la Pascua, debe convertirse (circuncidarse). Entonces él puede participar. Sin embargo, la Torá no se detiene allí. Reitera esta idea en forma de un mandamiento bíblico directo (deoraita). Establece una ley general que se aplica no solo a esta mitzvá (la del Karban Pesaj) sino a todos los mitzvoth: habrá una sola Torá para todos: los nacidos judíos y los que se han convertido. ¿Por qué fue necesaria esta ley? ¿No fue suficiente decirnos que un converso puede participar en el sacrificio? ¿Por qué la Torá agrega una generalización a esta mitzvá y la adjunta al sacrificio de la Pascua?

Nuestros Sabios explican que esto nos enseña dos lecciones muy importantes relacionadas con la fiesta de la Pascua (Pesaj), la Torá y nuestra forma de vida en general. Primero, la fiesta de la Pascua es la celebración de un hecho histórico. Lo celebramos hace 3.500 años. En un nivel nos relacionamos con esto como algo que nuestros ancestros realmente experimentaron. Es único para nosotros. Todos los judíos nacidos tienen una conexión biológica genética directa con las personas que abandonaron Egipto porque son nuestros padres, nuestros antepasados, y nuestra celebración de las fiestas nacionales de su liberación es natural para nosotros, ya que en realidad le sucedió a nuestra familia en la antigüedad. Es parte de nuestra TRADICIÓN FAMILIAR y NACIONAL.

Pero este es solo el primer paso. La Torá incluye al converso o al extranjero y le permite celebrar la festividad porque quiere que nos movamos más allá de esta comprensión simplista de la festividad a un nivel filosófico más profundo, más rico y espiritualmente mayor. Quiere que sepamos que aquellos cuyos antepasados no abandonaron físicamente a la servidumbre de Egipto pero se sienten incluidos en sus mensajes, que ellos participaron espiritualmente en el Éxodo; Ellos también tienen una conexión directa con la fiesta de Pesaj. La Torá quiere asegurarse de que entendamos que el converso es el mismo que el nativo. “Torá achat.” Hay una Torá (una Ley) para ambos; somos absolutamente iguales y todos debemos de ser incluidos en el Seder, en la práctica del judaísmo y en la vida de la Torá por igual. Aquellos que excluyen al Guer (converso) violan los mandatos directos de la Torá. ¡Una persona que excluye o maltrata al converso viola 36 diferentes violaciones de la ley bíblica! Ellos son los que verdaderamente actúan como extranjeros a nuestra Torá y nuestros caminos. Esta idea tan importante no debe ser ignorada.

La segunda lección de estos versículos se aplica a toda la forma de vida de Israel. Su importancia es que nunca se debe pensar en el judaísmo como simplemente la continuación de una "tradición" o "costumbre antigua cultural". No lo hacemos solo porque nuestros antepasados lo hicieron. Si solo fuera así se envejecería y necesitaría una actualización. Si solo fuera una tradición cultural antigua, podríamos cambiarla y deshacernos de lo que nos ofende hoy. El judaísmo es una forma de vida espiritual viable que nos eleva hoy, al igual que lo hizo con nuestros antepasados hace 3.500 años. Si un converso puede unirse a nosotros hoy y observar la Pascua como nuestro igual es porque la enseñanza es actualizada – no solamente una memoria ancestral. Si solo se aplicara a los judíos nacidos de origen Israelita significaría que era meramente histórico y sin relevancia espiritual. Por esta razón, deberíamos estar agradecidos de que haya quienes desean unirse a nuestra nación y nuestras comunidades incluso hoy: nos recuerdan que el judaísmo está vivo y sano, "fresco" y deseable hoy, tal como lo fue para nuestros antepasados durante tantos años.

Desafortunadamente, en muchas comunidades de sinagogas hoy en día, los conversos están excluidos de la participación total en la vida de las sinagogas. Incluso cuando son bienvenidos en los servicios, están excluidos de otras partes de la vida comunitaria. Algunas comunidades afirman que los aman y los aceptan, pero no aceptarían un matrimonio entre ellos y sus hijos. Otras comunidades aparentemente acogedoras los aceptan, pero excluyen su participación en posiciones de liderazgo como la Junta Directiva o la Hermandad. Algunos rabinos sonríen y parecen acogedores, pero luego los "investigan" o revisan sus conversiones para ver si son aceptables cada vez que hay una simja (fiesta); incluso un simple aliyah (llamado) a la Torá se encuentra con una revisión tras otra más allá de la revisión normal dada a cualquier otro judío. Famosamente reconocido es la terrible takana (decreto) de las comunidades sirias contra los conversos y su rechazo de ellos, hasta después de su conversión haljica (legal), decretan y demandan no aceptarlos. En algunas congregaciones se hacen exclusiones para algunos conversos y no para otros. Esto usualmente se basa en raza o etnicidad.

Algunos Guerim (conversos) para ganarse la aceptación de la comunidad se vuelven parte del problema, añadiéndole a las sospechas y acusaciones contra los otros. Para ellos quedar como ‘los pocos buenos.” Pero los otros conversos se dan cuenta rápidamente de que si este tratamiento se puede hacer a uno de ellos - pues, ciertamente se les puede aplicar a todos los otros en el futuro. Los judíos nacidos que son inteligentes también se dan cuenta de que si se aplica una prueba de fuego para la aceptación aplicada a los demás, un día este mismo tipo de poder de exclusión podría ser utilizado de alguna manera contra ellos y sus hijos o nietos. Si un converso es inaceptable y los individuos reclaman poder para excluirlos, ¿quién puede decir que el que no es "Shomer Shabat" no será aceptable algún día? ¿O tal vez los padres de hijos que se casaron con gentiles o con personas no observantes, etc.? Una vez que la exclusión opera en una comunidad, se convierte en un monstruo imparable que desaprueba a todos, excepto a aquellos que reclaman el poder para decidir quién está bien y quién no lo está. Los versículos aquí dejan absolutamente claro que esto es inaceptable según la ley de Dios. UNA LEY se aplica a todos. Esto nos protege a todos por igual. Si se puede abusar de un segmento, se puede abusar de cualquier segmento. La observancia de esta ley promueve la paz para todos y el amor a todos.

El amor y la unión del pueblo judío fue lo que nos liberó de la servidumbre de Egipto. Y lo opuesto es lo que causo nuestro exilio y la continuación del largo exilio. Este año estamos en el exilio espiritual de separación y maltrato uno al otro – que año venidero seamos TODOS libres bajo una sola ley.

Hoy en día como no hay Karban Pesaj (ofrenda de la Pascua) porque no hay altar en el Templo Central de Jerusalem porque fue destruido por los romanos, no se puede traer el Karban Pesaj  (Pesajim 53a-b; Maimonides, Hilkhot Hametz u-Matzah 8:11 y el Maguid Mishne Shulhan Arukh, Orah Jaim ch. 476; TB Megilah29a  Ezekiel 11:16 y  Avodah Zarah 43a) que era exclusivamente para los judíos - cualquier persona puede participar en el Seder de Pesaj.


No se nos escapa la ironía de que el verso citado anteriormente que dice que una persona que desea participar en comer de la ofrenda de Pesaj la pascua - solamente necesita convertirse (circuncidarse etcétera) era un verso de inclusion avisando que todos los creyentes en este gran milagro están bienvenidos a participar y convertirse a la fe para participar en el COMER DE LA OFRENDA DE PESAJ, sea usado para excluir a personas de partes que anteriormente no eran excluidas. Lastima que exista tanta confusion sobre este tema.


Cada año soy forzado a desmentir esta terrible mentira creada para excluir a los gentiles de participar en el Seder de Pesaj. Y de forma típica en consideración de todo lo que detallo en este escrito anteriormente lo encuentro irónico que tantas personas se han creído la calumnia contra el judaísmo - que se creen que lo autentico es ser exclusivista y racista y que el que incluye simplemente no sigue la tradición - cuando EXACTAMENTE lo opuesto! El verso esta ahi para incluir al converso y hacerlo igual a cualquier otro. Y la única limitación que presenta el verso (la de no comer de la ofrenda de la Pascua) rápidamente es remediada con una invitación a convertirse! Y hoy en día como no se puede hacer la ofrenda de Pesaj hasta esa limitación no aplica.


Si los gentiles no pueden participar en el Seder de Pesaj por esta prohibición - que solamente le aplicaba a comer del Karban Pesaj. Y aplicamos las leyes del Karban Pesaj al Seder pues entonces ningún judío debería de participar en el Seder de Pesaj hoy en día porque estamos todos descalificados de participar en el Karban Pesaj por la TUMA impureza de la muerte porque no tenemos las cenizas de la Para Adumah la vaca roja.


***Después de publicar esta primera version algunos de los malvados que promueven este idea errónea y racista - me escribieron con sus supuestas fuentes para prohibir la participación de orden halajica: 

Uno de estos malvados (que divulga veneno con una sonrisa santa) - me escribió defendiendo su ridícula exclusion (que no tiene fuente) para defender-la usando la siguiente prohibición: Dice que "cocinar en Yom Tov (en la fiesta) es solamente permitido para preparar comida para judíos pero en la fiesta es prohibido cocinar para otros." Éxodo 12:16 

El cita - El Talmud (Beitzá 21b) que dice: "Uno puede invitar a un no judío [a una comida] en el día de reposo, pero uno no puede invitar a un no judío a un festival como medida preventiva, no sea que [cocine] más sobre su cuenta. Cuando un no judío visitó a Meremar y Mar Zutra en un festival, le decían: "Si estás contento con lo que hemos preparado para nosotros, está bien; pero si no, no podemos hacer mas trabajo en la fiesta a nombre suyo'”. Como resultado, está prohibido invitar a un no judío con anticipación a una comida de festival por la preocupación de que uno pueda cocinar una olla extra de comida específicamente durante la fiesta para el invitado no judío (Shulhan Arukh Orah Hayyim 512: 1 y Mishnah Berurah). Esta prohibición se aplica incluso si uno ya ha cocinado toda la comida para la cena antes del festival. 

Respuesta mía: El problema con este argumento para prohibir es que ya dos autoridades importantes, el rabino Yosef Hayyim - El Ben Ish Hai (Responsa Rav Pe'alim vol. 2 # 57) y el rabino Eliezer Waldenberg (Responsa Tzitz Eliezer vol. 8 # 17-20), Ashekenazi - han permitido aumentar la cantidad de comida en la olla para acomodar a un no judío hasta durante la fiesta actual - Hablan de un caso en el que un no judío viene a la casa de uno en un festival y pide una bebida caliente y uno no puede explicarle las leyes que prohíben calentar el agua en esta situación. Ellos dictaminan que a uno se le permite calentar el agua y tomar una bebida caliente con el no judío, a pesar de que solo bebe en su honor. En tal caso, recurrimos a la dispensación de aumentar la cantidad (es decir, calentar el agua para uno mismo y para el no judío) a fin de mantener la paz. La Mishnah Berurah (Orah Hayyim 512: 6) (fuente Ashkenazi de Polonia - Rav Israel Meir Kagan 1839-1933) también menciona este permiso hacerlo: En el caso de causar odio (eivah) o una gran pérdida financiera, gobierna que uno puede aumentar la cantidad en la olla para darle de comer al no judío siempre que sea incrementándolo para su propio uso también. Una excepción a esta regla es que si el no judío llega después de que se haya completado la cocción, él o ella puede unirse para comer lo que ya está preparado, siempre que quede claro que no se realizará ninguna cocción adicional prohibida para el o por su bien. Una excepción adicional utilizada en casos extremos es que si hay más invitados judíos que no judíos, sería permisible aumentar la cantidad en la olla en la que se cocina, para acomodar a los invitados. 

Adicionalmente si una persona que no es oficialmente judía (especialmente a consideración de estos que se lo prohíben) desea hacer el Seder en su casa - esta ley no aplica ni de la manera mas remota - porque no estamos hablando de un judío que esta cocinando para un gentil durante la fiesta!

Otro de los que promueven esto mi reto a citarle alguna vez que uno de los Sabios del pasado permitió que los gentiles coman con el! Me dijo que no hay ni un solo instante de eso en el pasado. Pues por eso le proveí dos ejemplos de grandes Rabinos Ashkenazi - (1) En el comentario del rabino Rav Ya’akov Emden (1697-1776) uno de los mas grandes sabios ASHKENAZI de Europa - sobre la Hagadá. Dice "Comenzamos el Seder diciendo: “Todos los que tienen hambre, vengan y coman. Todos los necesitados, vengan y realicen el Seder de Pesah ". El Rabino Emden escribe que está claro que la invitación que estamos extendiendo a" todos los que tienen hambre "está dirigida a los no judíos. Este debe ser el caso, ya que existe la costumbre de proporcionar sustento a los necesitados judíos antes de Pesah (conocido como ma’ot hittim o kimha de-pis’ha). Extendemos esta invitación a los no judíos, explica, no porque estén obligados en ningún mandamiento relacionado con Pesah, sino de acuerdo con el Talmud (Gittin 61a), que nos obliga a sostener a los pobres no judíos junto con los judíos. pobres para que haya paz [entre judíos y no judíos]. El concepto de establecer la paz es tan importante, de acuerdo con esta explicación, que se abrió camino en el texto de la Hagadá. Uno podría invitar a quien quiera sin reservas. 

(2) El rabino Moshe Tzvi Neriyah, en su libro Mo'adei Ha-Re'iyah, que se enfoca en las fiestas judías en el pensamiento y la vida del rabino Avraham Yitzhak Kook, relata (pp. 320-321) que el fue testigo que Rav Kook invito a un no-judío en su Seder. El gobernador británico de Jerusalén, Ronald Stores, solicitó una invitación al Seder del rabino Kook. Debido al "shalom malkhut", que asegura la paz con la autoridad gobernante, el rabino Kook lo invitó y lo trató como a su invitado de honor, y discutió los temas en los que el gobernador estaba interesado (a saber, la literatura griega antigua), aunque él mismo estaba interesado en Profundizando en los tesoros escondidos de la Torá en la noche de la liberación de Egipto. En cualquier caso, está claro que el rabino Kook sostuvo que bajo tener un no judío en el Seder no era un problema halájico. Por lo tanto, el problema es opcional (reshut) y no puede prohibirse por motivos puramente halájicos.

Vuelo y repito cualquier persona - judía, yo no judía - convertido o no convertido - nacido judío o nacido de cualquier otra nación, circuncidado o no circuncidado - PUEDE PARTICIPAR Y COMER TODAS LAS COMIDAS del Seder moderno en cualquier país que se encuentre.

"Que todo el que tenga hambre venga y coma."

Entradas más populares de este blog

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Nitel Najt

Una Aclaración Simple

¿Arroz y Frijoles en Pesaj?

“Ante la Ley” Kafka y los Anusim del Siglo 21