Cómo se desarrolló la esclavitud de los judíos - Ohr HaJaim Hakadosh

Respetarte a ti mismo! 
por Rabino Rigoberto Emmanuel Viñas

"Y murió Yosef y todos los hermanos y toda la generación". Éxodo 1: 6

El Or Hachaim (HaKadosh), Rabí Jaim ben Moshé Ibn Atar, un cabalista de Marruecos del siglo XVII, explica este pasuk como una descripción de cómo se desarrolló la esclavitud de los judíos cronológicamente en Egipto.

Según su interpretación, el pasuk (verso) se refiere a tres etapas. (1) Mientras José estaba vivo, el pueblo judío era venerado. Los egipcios los tenían en muy alta estima, incluso por encima de la ciudadanía egipcia ordinaria. (2) Más tarde, cuando José murió, pero sus hermanos aún vivían, los judíos ya no eran venerados por encima de la ciudadanía común, sino que se los consideraba iguales a los mejores egipcios. (3) Aún más tarde, cuando todos los inmigrantes originales habían muerto, se perdió todo tipo de respeto por los judíos y se los consideró más bajos que los ciudadanos comunes.

Esto creó las condiciones que le permitió a los egipcios esclavizarnos. Cuando los egipcios nos veneraron, nos buscaron como modelos para seguir. Y mientras nos respetaran como iguales, no nos esclavizarían. Pero pudieron esclavizarnos cuando perdieron todo respeto y nos consideraron debajo de ellos.

¿Cómo pasó esto? ¿Por qué nuestra imagen se deterioró tan rápidamente en los ojos de nuestros anfitriones? ¿Por qué la muerte de José, y luego la muerte de los patriarcas, hizo que los egipcios perdieran su estima por nosotros?

La pérdida de estima no comenzó con los egipcios, ¡en realidad comenzó con nosotros!

Por la muerte de José (Yosef) nuestra autoestima se redujo. Habíamos perdido a nuestro líder. José ejemplificó la capacidad de vivir una vida judía auténtica, siendo leal al judaísmo mientras vivía con éxito en Egipto. ¡Era un líder judío y un líder egipcio! Él tuvo éxito en vivir plenamente los dos tipos de vidas. Él les mostró a los judíos que uno podría tener éxito en la sociedad general y seguir siendo judío al mismo tiempo. Demostró que uno podía ganarse el respeto de los egipcios mientras vivía una vida judía. Cuando murió, perdimos nuestro modelo y empezamos a dudar de que pudiéramos mantener el respeto o la admiración de los egipcios sin dejar de ser leales al judaísmo. ¡Yosef era un judío asimilado a la cultura egipcia sin perder su identidad judía! Usaba su identidad judía en una forma proactiva para añadirle su cultura a la de ellos, en una forma muy agradable a sus anfitriones.

Nuestra autoestima sufrió otro golpe ante la pérdida de los patriarcas. Estos hermanos de José nunca se habían asimilado completamente en la cultura egipcia. Pusieron el ejemplo de cómo mantener una vida judía al permanecer dentro de los límites del gueto de Goshen, donde vivían vidas puramente judías y no asimiladas. Eran transitorios, extranjeros a la cultura egipcia. No interactuaron completamente con los egipcios porque temían involucrarse demasiado en la vida egipcia para no perder su judaísmo. Se aislaron para protegerse.

José fue el ejemplo de mantener la lealtad al judaísmo y al mismo tiempo ser un ciudadano completamente egipcio. Era el tipo de judío que tiene una educación secular y un éxito secular PERO es observador y leal a su condición judía. Sus hermanos eran más débiles. Temían no poder adulterar esta difícil forma de vida, por lo que se encerraron en el gueto de Goshen y optaron por una vida judía que no se arriesgaba a la experiencia de interactuar con la cultura egipcia. Preservaron su judaísmo en el exilio creando un gueto judío en Egipto. Y dejaron de interactuar con los egipcios para no “contaminar” ese gueto cultural que habían creado.

Después de perder estas formas de vida, los judíos continuaron buscando la estima de los egipcios al tratar de asimilarse a la cultura egipcia. Pero, como extraños, nunca fuimos aceptados por completo como parte de su cultura. Nos convertimos en ciudadanos de segunda clase. Gastamos nuestra energía tratando de ganarnos su amor y ser como ellos. Los estimamos tanto que permitimos que su interpretación de la vida judía se convirtiera en la nuestra. Dado que nuestra propia autoestima era tan baja, permitimos que su estimación de nosotros nos definiera.

Al darle a los egipcios el poder de interpretarnos y de interpretación de nuestra cultura, nos esclavizamos a ellos. ¡Nos volvimos dependiente de ellos para definirnos a nosotros mismos! ¡Nos veíamos a nosotros mismos por los ojos de ellos no por los nuestros! Perdimos toda nuestra autodeterminación por estar constantemente pensando ¿qué dirían nuestros vecinos? ¿Qué pensarían los gentiles de nosotros?

Por todo esto aceptamos nuestro papel como esclavos y no nos podíamos imaginar – cuando vino Moshe, que esto de libertad y autodeterminación pudiera ser verdad.

Este es un problema hoy también. Según los cristianos, el judaísmo es una religión imposible de vivir porque carece de perdón, es demasiado legalista y se concentra muy poco en la espiritualidad y el amor. Algunos de nosotros hemos aceptado esta falsa interpretación del judaísmo y hemos abandonado la vida judía tradicional, buscando vidas que tengan sentido para nuestros vecinos, pero que sean completamente contrarias a nuestros valores y cultura ancestrales. Por ejemplo, una vida judía de mantener “casher” no tiene sentido para algunos de nosotros porque no tiene sentido para la mayoría de las personas (no judíos). Algunos de nosotros (supuesta-mente muy observadores) hemos reaccionado re-interpretando el judaísmo y vi-viéndolo exactamente como dicen que lo vivimos. Lo han re-interpretado como una religión legalista, vacía espiritualmente, fría y sin amor, ni perdón. Ellos han creado su propio gueto y no admiten que este gueto es una reacción a su miedo a perder su fe, un miedo que surge de su propia debilidad de fe. Gritan y dan clases desde el gueto sobre la fe - pero la verdad es que viven en un gueto intelectual porque su fe es muy débil para arriesgarse e inter-actuar con el mundo de afuera.

Muy pocos están dispuestos a tomar el estilo de vida de Yosef. Asimilado al mundo – contribuyéndole – aprendiendo de ella e enunciándola. Este en mi humilde opinión es el camino de cultura judía del Sefardi occidental. El camino de Yosef HaTzadik. El Rambam - Maimonides y otros grandes sabios sefardíes eran parte de su mundo y su país. Contribuían a la ciencia, la medicina y la filosofía en un intercambio intelectual con los gentiles que los rodeaban. Y no perdían nada de su identidad al hacerlo. En lugar a eso aprendían nuevas maneras de analizar el mundo y eso produjo la gran obra el Moreh Nevujim (La guía para los perplejos) un libro de Torá que usa la lógica de Aristotle para estudiar nuestra Torá.

Una pregunta que surge como resultado de aislamiento del gueto – Que hubiera pasado si los judíos en lugar de tomar refugio del mundo en el gueto de Goshen, le hubieran enseñado a los egipcios los males de la esclavitud y el valor de cada ser humano. Pues los hubieran ayudado a los egipcios y se estuvieran salvando a ellos mismos también.

De cualquier manera, este pasuk (versículo) nos desafía a entender que nuestra estima a los "egipcios modernos"o cualquier otra nación depende de nosotros mismos, no de ellos. Si nos permitimos interpretar nuestra vida judía según lo que dicen de nosotros, nos esclavizamos a ellos, mentalmente y espiritualmente. ¡Y entonces estamos perdidos!

Entradas más populares de este blog

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Nitel Najt

Una Aclaración Simple

¿Arroz y Frijoles en Pesaj?

“Ante la Ley” Kafka y los Anusim del Siglo 21