Coronavirus es un llamado de atención para los Haredim


El coronavirus es un llamado de atención para los judíos ultraortodoxos


Escrito Por Rabino Yitz Greenberg en el Jewish Journal 20 de abril de 2020
Traducción: Rabino Viñas


Nuestros corazones están con los miembros de la comunidad Haredi en Israel y en todo el mundo, quienes están, en cantidades desproporcionadas, entre los enfermos y los muertos de la pandemia de coronavirus. Son víctimas civiles de la cruel e implacable guerra contra toda la humanidad que libra COVID-19. El hecho de que esta guerra no esté impulsada por el antisemitismo (como fue el Holocausto), es decir, no está dirigida específicamente a los judíos, la hace no menos atroz y las víctimas no menos inocentes.

Numerosas personas han enfadado a los Haredim por las grandes pérdidas en la comunidad, argumentando que inicialmente, sus líderes rechazaron las instrucciones médicas. Varios haredim han continuado las experiencias religiosas grupales y el aprendizaje de la Torá después de que las autoridades sanitarias pidieran aislamiento social. Esas actividades religiosas propagan la enfermedad en medio de ellos.

EL MAL JUICIO NO JUSTIFICA EL RECHAZO O EL ODIO DE LAS VÍCTIMAS INOCENTES. LOS HAREDIM SON CARNE DE MI CARNE Y HUESO DE MI HUESO Y DE LOS PUEBLOS JUDÍOS. MERECEN COMPASIÓN Y CUIDADO DURANTE ESTE TIEMPO DE PROBLEMA.

Sin embargo, antes de la Shoah, muchos líderes jasídicos les dijeron a sus seguidores que no fueran a Israel o Estados Unidos. Durante la catástrofe, muchos desaconsejaron la huida (especialmente cuando se hizo en cooperación con los sionistas) y se opusieron fuertemente a la resistencia. El resultado fue un porcentaje mucho más alto de muertes entre los haredim (cerca del 90% de promedio). Pero nadie pensaría en condenar a las víctimas por seguir malos consejos y políticas. El mal juicio no justifica el rechazo o el odio hacia las víctimas inocentes. Los haredim son carne de mi carne y hueso de mi hueso y del pueblo judío. Se merecen compasión y cuidado durante este tiempo de problemas.


La comprensión adecuada de la situación del Haredi incluye reconocer los factores legítimos que aumentaron su vulnerabilidad a la pandemia. Las familias haredi son más grandes y, por lo general, viven en cuartos más pequeños, lo que aumenta el contagio. Viven una vida comunitaria religiosa rica, más intensa. Pero estas experiencias multiplican la transmisión involuntaria de una persona infectada a muchas otras.

RESPETO POR LA VERDAD - Y COMPROMISO DE PREVENIR UNA RECURRENCIA - REQUERIMOS QUE CRITICEMOS LA TEOLOGÍA HAREDI DEFECTUOSA QUE LLEVA A MAYORES PÉRDIDAS EN ESTAS COMUNIDADES.

Al mismo tiempo, el respeto por la verdad, y el compromiso de prevenir una recurrencia, requieren que critiquemos la teología defectuosa de Haredi que conduce a mayores pérdidas en estas comunidades. En primer lugar, siguen literalmente el modelo bíblico en el que Dios controla y hace todo en la historia. Creen firmemente que mientras los humanos complazcan a Dios haciendo mitzvot, Dios derrotará a sus enemigos y les otorgará la victoria. Son ajenos a la interpretación rabínica principal de la idea del pacto de la Biblia: que Dios tiene limitaciones propias. Dios ha pedido a los humanos que tomen roles más activos en la historia, y los resultados dependen mucho más de los esfuerzos del pueblo de Israel. (Vea la interpretación talmúdica de Purim en la que ese Éxodo / redención no habría sucedido a menos que Esther y Mordechai ejecutaran sus planes para derrotar a Hamán).

Cuando se le presenta la pregunta "¿Deberían cerrarse las escuelas Haredi para prevenir la infección?" El rabino Jaim Kanievsky respondió: “Dios no lo quiera. Aprender Torá protege y salva [al pueblo judío] ". (Talmud Sotah 21A). Descartó las consideraciones médicas porque Dios controla cada detalle de la historia. Aprender Torá agradaría al Señor, quien protegería a los judíos. Esta es la misma teología que sustenta la negativa de los haredi a dejar que sus jóvenes sirvan en las Fuerzas de Defensa de Israel. No tanques y aviones de combate, pero los estudiantes exentos que aprenden Torá son la verdadera fuerza de defensa del estado judío. (de acuerdo a ellos).

Esta teología es refutada por los hechos. No ha llevado a una catástrofe en el pasado porque el 90% de los israelíes entiende que Israel sería destruido instantáneamente por sus enemigos si no tuviera un ejército. El 90% cumple su tiempo y arriesga sus vidas, permitiendo que los Haredim se salven de la locura de su interpretación que hace que la Torá sea imposible de vivir para toda una sociedad. En el caso del coronavirus, esta política, que falla totalmente en la realidad, se aplicó a la comunidad. Las consecuencias son devastadoras.

La segunda interpretación errónea grave en la teología Haredi es ver la enfermedad y las catástrofes naturales cómo un castigo divino por los pecados en lugar de cómo fenómenos naturales. El Talmud no está de acuerdo: "El orden natural opera objetivamente"; no diferencia entre personas justas y malvadas. (Talmud Avodah Zara 54B). El rabino Kanievsky fue citado diciendo que el virus es un castigo por lashon hara (habla dañina de chismes); la gente debería detenerse y arrepentirse, y la plaga se detendría. El Libro de Job fue incorporado a la Biblia por los rabinos para dejar en claro que la enfermedad y el desastre no son una retribución sino parte del esquema más amplio de la naturaleza. Dios reprende a los amigos de Job por insistir en que sus pecados han causado las tragedias en su vida. Moraleja: No se debe culpar a la víctima inocente por su sufrimiento.

La otra cara del castigo por el pecado es la enseñanza Haredi de que si estás haciendo un acto religioso, Dios te mantendrá a salvo. "Los que son agentes que hacen una mitzvá no serán perjudicados". (Talmud Pesachim 8B). Algunos haredim se dejaron exponer al coronavirus porque Dios los protegería. Muchos evangélicos de todo el mundo han hecho lo mismo. Dadas las leyes naturales y la evidencia médica de una pandemia, este comportamiento no es más que un pensamiento mágico. La Magia afirma que a través de ciertas palabras o acciones, en este caso, fe / comportamientos religiosos, Dios está "obligado" a hacer lo que el practicante quiere.

La Torá trata la magia como aborrecible. Constituye una negación de la libertad de Dios. La Biblia insiste en que ninguna acción divina puede ser obligada por dones, comportamientos o trucos humanos. El pensamiento mágico también no respeta la creación milagrosa de Dios; pretende anular el sistema objetivo y confiable de procesos y leyes naturales. El triste resultado de la falta de educación secular es que las personas se deslizan más fácilmente en el pensamiento mágico premoderno. La penalización de Haredi por aferrarse a la magia es un mayor contagio.

LA PENALIZACIÓN DE HAREDI POR AGREGAR LA MAGIA ES UNA MAYOR CONTAGIÓN.

Para proteger la religiosidad de las personas, el liderazgo rabínico Haredi prohíbe la educación secular y excluye también la mayor parte del Internet. Como resultado, los judíos Haredi no están equipados para participar en los campos de la ciencia y la medicina, que son las áreas clave para prevenir y encontrar curas para pandemias peligrosas. El efecto secundario de esta forma bien intencionada pero incorrecta de proteger la devoción religiosa es que el judío Haredi promedio carece de comprensión de la grave amenaza del coronavirus y la urgencia de tomar medidas preventivas. Desafortunadamente, los “Guedolim”, los grandes de la Torá (como los Haredim le dicen a sus lideres) que toman las decisiones que guían el comportamiento de la comunidad, están tan desinformados como sus seguidores. Esto explica sus respuestas tardías e inicialmente contraproducentes a la amenaza. La comunidad ha pagado un precio terrible por la ignorancia de su liderazgo de la ciencia y el conocimiento secular.


En el siglo pasado, los lideres Haredi - “Guedolim”, en general, fueron guiados por el mismo pensamiento teológico insular defensivo y la falta de información secular cuando se opusieron al sionismo. Esto dio como resultado un Yishuv (asentamiento inicial en Israel) con una cultura más secular, y expuso a su comunidad al catastrófico asalto nazi. Deberían haber sido destituidos (como sucedería en un sistema político democrático), o deberían haberse orientado hacia la integración del pensamiento moderno y la religión judía. En cambio, en nombre de preservar la religión, se les otorgó una autoridad ilimitada. Según la definición de Haredi, el Gadol, el gran erudito de la Torá, es infalible en sus decisiones. El Ruay Hakodesh / Espíritu Santo supuestamente habla a través de ellos, incluso cuando hablan con poco o nada de conocimiento de la realidad.

Solo podemos esperar que el control de la realidad de la plaga despierte a toda la comunidad Haredi a la necesidad de nuevas direcciones en su pensamiento religioso y actitudes hacia el resto de la sociedad.

SOLO PODEMOS ESPERAR QUE LA VERIFICACIÓN DE LA REALIDAD DE LA PLAGA DESPIERTA A TODA LA COMUNIDAD HAREDI A LA NECESIDAD DE NUEVAS DIRECCIONES EN SU PENSAMIENTO RELIGIOSO Y ACTITUDES AL RESTO DE LA SOCIEDAD.

Todos los judíos somos responsables unos de otros. La respuesta adecuada no es culpar o rechazar, sino - considerar, juntos, cómo poner fin a las coaliciones políticas y las manipulaciones que han proporcionado fondos y privilegios especiales para mantener a la comunidad Haredi en su totalidad y en su camino actual. El resultado fallido es una comunidad en expansión, a veces inspiradora, pero privada de conocimientos esenciales, sumida en la pobreza y ahora vulnerable a las enfermedades. Todos, juntos, deben extraer las lecciones de este desastre para evitar una repetición futura.

Entradas más populares de este blog

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

"Nitel Najt" SI SE DEBE ESTUDIAR TORA EL 24 de DICIEMBRE

Una Aclaración Simple

¿Arroz y Frijoles en Pesaj?

“Ante la Ley” Kafka y los Anusim del Siglo 21