Las Dos Inmersiones del Sefer

"En todas las demás noches ni siquiera una remojada, pero en esta noche son dos remojadas. "

De las cuatro preguntas de la Hagadah.

Durante el Seder, es habitual que el hijo menor realice las “cuatro preguntas” de la Hagadah para dar comienzo al proceso de debate y exposición de la historia del Éxodo de Egipto.

Las preguntas del  niño se basan en las observaciones del proceso del  Seder. Primero se hace la distinción entre el Jametz y Matzah. Luego las hierbas amargas, el remojo en las aguas saladas y, a continuación, la posición reclinada que es obligatorio para el Seder.

En la tercera pregunta, el "niño" advierte sobre el remojo, y señala que esto es extraño y fuera de lo común ya que normalmente no remojamos la comida ritual ni una sola vez, pero esta noche lo hacemos dos veces por inmersión ritual. ¿Qué es exactamente a lo que el "niño" se refiere? La primera remojada de la noche es la del de perejil en agua salada y la segunda es la inmersión del maror o hierbas amargas remojados en jaroset. Estos son, por supuesto, partes integrantes del Seder. La inmersión en agua salada de una planta verde es para indicar que la fiesta tiene lugar en la primavera y el agua salada nos recuerda la amargura de la esclavitud por haber saboreado las lágrimas de este sufrimiento.

Sin embargo, ¿Existe un profundo simbolismo espiritual en este proceso de la inmersión o es simplemente funcional? Según el Ben Ish Hai el ritual de inmersión en dos ocasiones contiene un profundo mensaje espiritual que se relaciona con el Éxodo de Egipto y la futura redención mesiánica.
El Ben Ish Hai fue nombrado gran Rabino de Bagdad a los 25 años en 1859. Está considerado como uno de los más grandes decisionistas de halaja del Este (o Sefardi) de todos los tiempos. Él es llamado el "Ben Ish Hai" después de su gran trabajo sobre halajá publicado en Bagdad.
Él explica que los dos remojos del Seder son una alusión a "los dos remojos de sangre" que se mencionan en la Torá y se relacionan directamente con el descenso a Egipto y a nuestra esclavitud.

La primera inmersión se relaciona con el tiempo en la Torá, cuando los hermanos de José remojaron su manto de colores en la sangre de una cabra para engañar a su padre y  venderlo luego  como esclavo lo que inició nuestra servidumbre en Egipto.

La segunda inmersión fue tomar el hisopo y mancharlo en la sangre de la ofrenda  pascual y usarlo para marcar las puertas de nuestras casas en Egipto.

Según el Ben Ish Hai la segunda inmersión se estableció para corregir la primera inmersión. Al utilizar el hisopo simbolizamos que nos convertimos en humildes porque el hisopo es una planta baja y muy flexible.

El Ben Ish Hai se refiere a que tenemos que seguir haciendo este proceso de inmersión  hoy, porque todavía no hemos corregido la causa principal de nuestro descenso a la esclavitud.

Los hermanos vendieron a su hermano José porque estaban celosos de él. Más tarde, el sacrificio pascual nos unió lo suficiente lo que nos permitió salir de Egipto como un pueblo unido. Es por eso que la Torá especifica que los vecinos deben compartir el cordero juntos, si tienen familias más pequeñas.

La envidia y el odio sin sentido de nuestros hermanos fue lo que destruyó el Templo. Tal vez si aprendemos  la lección del hisopo y nos convertimos en el más humilde y amoroso de los hermanos  pudiéramos merecer la verdadera redención del Mashiaj. Esta redención imitaría el Éxodo de Egipto, pero será aún mayor que la primera porque será total y definitiva.


Que podamos ver este mérito con rapidez y en nuestros días. AMEN

Entradas más populares de este blog

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Nitel Najt