Ir al contenido principal

Pensamientos de Torá en Honor del Festival de Pesaj

La festividad de Pesaj es llamada por la Torá, la festividad de la Matzá. La Torá nos ordena no comer jametz durante siete días y en el mismo párrafo no comer matzá en la primera noche y durante  los siete días de Pesaj.
El mandamiento de la Torá de no comer jametz, es una de las más fuertes prohibiciones en la Torá. Es mucho más fuerte que cualquier otra prohibición conectada al alimento debido a que el infractor será castigado con Karet ("escisión espiritual"). Los demás alimentos prohibidos son descritos como una abominación. ¿Por qué la prohibición de jametz es tan estricta y por qué colocar el mandamiento  negativo –no comer jametz-junto con el mandamiento positivo de comer matzá?
¿No es matzá
exactamente su contrario?.
Muchos comentaristas explican, tal vez irónicamente, que esto es porque el jametz está permitido durante el resto del año, es tan severamente prohibido en  Pesaj. Cuando vemos un pedazo de carne de cerdo, sabemos - "eso es TREIF" "fuera de sus límites", "nos alejamos". Sin embargo, cuando vemos un pedazo de pan en Pesaj, no pensamos en él como un objeto prohibido, cualquiera se podría equivocar y ponérselo en la boca antes de recordar que es Pesaj y no se les permite comer. Para evitar que esto suceda, la Torá intensifica la prohibición de jametz y, en consecuencia, es de esperar aumentar nuestra vigilancia con respecto a esta prohibición.

Creo que hay una lección muy importante que podemos aprender de esto. Hay aspectos de la cultura que nos rodea que sabemos que son TREIF, sabemos que son extranjeros y corrosivos de los valores judíos y de la forma de vida judía. Estas amenazas flagrantes son relativamente fáciles de evitar. Sin embargo, hay elementos de nuestra cultura que podrían ser kasher, que podrían "estallar en la boca" antes de darse cuenta que hemos ingerido algo dañino. Estas amenazas ocultas pueden ser más peligrosas precisamente porque están ocultas, porque se “ven “kasher, y debemos ser más vigilantes en evitarlos.
La historia, sin embargo, no termina allí. La culminación lógica de la vigilancia es el rechazo total. Si existen esas amenazas que acechan en las sombras, ¿Por qué no quedarse fuera de la forma por completo y rechazar la cultura contemporánea? Todos sabemos que es más fácil dejar de fumar cigarrillos cuando uno los bota a todos y no tiene contacto ninguno con ellos pero una dieta para rebajar  peso puede ser mucho más difícil porque no podemos  dejar de comer por completo. La moderación y la vigilancia son difíciles, así que ¿por qué no optar por la supresión total y el rechazo? ¡Vamos a entrar en el gueto y cerrar las puertas por así decirlo!

La respuesta se encuentra en el otro mandamiento de la Pascua: la mitzvá de comer matzá. El Talmud explica que la matzá se hace de los ingredientes exactamente mismos del jametz - harina y agua. Sólo hay una diferencia entre los dos: la vigilancia. La Matzá ha sido cuidadosamente observada, para asegurar que se ponga al horno antes de que empiece a subir (leudarse), mientras que el jametz se ha dejado sin atención y se eleva de forma natural.
La Torá nos complica la fiesta hasta más. Como el jametz es tan dañino, lo que podríamos hacer es evitar cualquier mezcla de harina y agua para evitar el jametz. Pero al mandarnos a comer matzá – la Torá nos fuerza a involucrarnos con esa misma mezcla que había prohibido como jametz.
Esto se puede representar, filosóficamente, con la idea que sí nos encerramos en nuestro ambiente intelectual y cultural, no vamos a estar expuestos al daño, pero también nunca seremos enriquecidos. Más bien la lección de la matzá es que uno tiene que involucrarse con el problema, frente al desafío de la vigilancia, y esforzarse  por servir a Dios al máximo.

Esta ha sido nuestra respuesta en cada generación a los desafíos de la hora y el lugar donde nos hemos encontrado. Y hoy nuevamente nos encontramos ante el reto de rechazar la sociedad en general o la asimilación. Algunos se han convertido en guetos. Se niegan a incorporar a la sociedad que les rodea en su vida. No van a ir a la universidad por temor a “mancharse”en ella. Evitan la televisión y otros foros que les traen el mundo "goyishe" al suyo. ¡Este es un extremo obvio! Se niegan a comer matzá!

¡Pero hay otro extremo que debe evitarse con la misma fuerza! Estas son las personas que comen jametz en Pesaj (por así decirlo). Han abandonado el judaísmo de muchas maneras y se han unido a la sociedad en general. Piensan y actuan más como los gentiles que como Judíos. Este también es un error exagerado.

Ambos caminos son fáciles en comparación con nuestro camino - El camino de  “comer Matzá." El camino que combina la harina y agua - la Torá, lo mundano y lo sagrado. Este  es el camino Sefardita,el camino que requiere la apertura, la inteligencia, la moderación y el ajuste y, al mismo tiempo dedicación a  mantener la lealtad a la Torá.


Hag Sameaj-Moadim Lesimcha del Rabino Rigoberto E. Viñas y familia

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Las Costumbres Sefaraditas de Rosh Hashaná
Rosh Hashaná es una oportunidad de renovación para cada judío, en  su relación con Dios, a través de la oración y el arrepentimiento.  Las oraciones tradicionales incluyen solicitudes de perdón por nuestras faltas cometidas durante el año anterior, y peticiones para que Dios nos concede un año mejor que el último, lleno de bondades, bendiciones, salud y dulzura.
Aunque la mayor parte de las oraciones formales son ofrecidas en la sinagoga, algunas de las oraciones más importantes son las que vienen directamente del corazón, o que se ofrecen en unión  con  nuestras familias durante la cena de la fiesta.
Una de las costumbres más bellas, practicadas en la mayoría de las casas judías, es la de comer manzanas sumergidas en miel, mientras expresamos la oración de que este Año Nuevo sea dulce, como la manzana impregnada con miel. Esta costumbre que se practica en todas las comunidades judías (asquenazí y sefaradí) es solamente una parte del rito practic…

“Ante la Ley” Kafka y los Anusim del Siglo 21

El novelista Franz Kafka (1925) escribió una novela sin terminar llamada “El Proceso – Der Prozess.” La novela se enfoca en un hombre que está siendo juzgado por mal gastar su vida. Uno de los relatos de esta novela es especialmente impactante y opino que es muy buena descripción del problema de los Anusim en el siglo 21. “Antes la puerta de la ley” estaba un guardián. Viene un hombre del campo desde muy lejos y llega a este guardián y pide ser admitido a la ley. Pero el guardián de la puerta le responde, “-en estos momentos no le puedo dar permiso entrar a la ley.” El hombre lo considera y pregunta “¿podré ser admitido luego?” Y el guardián responde “-es posible, pero ahora no.”
Como la puerta de la ley estaba abierta de par en par, como siempre lo ha estado, el hombre se agacha para mirar para adentro y el guardián se mueve para un lado para darle acceso a la vista. Se ríe el guardián y le dice al hombre “-veo que deseas mucho entrar, aunque sea contra mis órdenes, pero quiero que reco…

¿Arroz y Frijoles en Pesaj?

Aclarando la diferencia entre Jametz y Kitniyot PorRabinoRigobertoEmmanuelVinas
Durante la fiesta de Pesaj, la Tora prohíbe el consumo de Jametz (productos leudados). La violación de esta prohibición es considerada una de las más serias violaciones de la Tora y es castigada con “karet” escisión espiritual del pueblo judío. Por esa razón todos los judíos observantes hacemos lo posible para evitar comer cualquier comida que contenga Jametz o que fue cocinada y/o mezclada con Jametz.  Esto incluye evitar el uso de cazuelas y cubiertos y lozas que tuvieron contacto con Jametz durante el año por miedo que se contaminen las comidas de Pesaj con algún resto que quede allí de Jametz. Adicionalmente algunas comunidades judías han  impuesto otras restricciones a la dieta de Pesaj que forman parte de las prácticas o costumbres de esas comunidades. Específicamente, algunas comunidades prohibieron el consumo de “Kitniyot o kitniyos” cualquier producto de legumbres, maíz o el arroz. En general hemos e…