Ir al contenido principal

Divrei Emmanuel Tefilat Gueshem


Durante el Musaf de la fiesta de Sheminí Atzeret incluimos la oración para la lluvia Tefilat Geshem. Esta oración comienza al añadir las palabras a la repetición de la Amidah “mashiv haruaj umorid hagashem (hagueshem) - tu eres el que causa que el viento vuele y que descienda la lluvia.”
La oración para la lluvia fue originalmente propuesta para decirse durante la fiesta de Sucot porque es la fiesta de peregrinaje a Jerusalén más cercana a la temporada de lluvia en Israel. Pero como la fiesta es celebrada mayormente en la sucá (cabañas al aire abierto) decidimos esperar hasta después de la fiesta. Esta decisión es la forma de expresar la idea que tenemos fe completa que nuestras oraciones son escuchadas instantáneamente por Hashem y por eso esperamos hasta después de la fiesta cuando ya estamos adentro para no empaparnos.
La oración hace referencia al ángel encargado de la lluvia “Af-Bri.” Este nombre es una combinación de “Af” que significa enojo y “Bri” que significa salud. Estos es una clara referencia a las dos formas en que pueden caer las lluvias – a veces caen como una lluvia saludable y otras veces como lluvias destructivas. Durante la oración le pedimos a Hashem que permita que las lluvias caigan en una forma saludable como beneficio a las plantas y todos sus habitantes. Le recordamos a Dios – los méritos de nuestros antepasados y le pedimos que no considere (o que ignore) nuestros faltas personales que causarían el bloqueo de bondades a la tierra.

La base filosófica de esta oración esta repetida en el Shemá – la oración central del judaísmo en el segundo párrafo – que se concentra en los efectos de nuestra observancia de los mitzvot sobre la naturaleza:

“Y sucederá que si obedecéis mis mandamientos que os ordeno hoy, de amar al SEÑOR vuestro Dios y de servirle con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma, El dará a vuestra tierra la lluvia a su tiempo, lluvia temprana y lluvia tardía, para que recojas tu grano, tu mosto y tu aceite. Y El dará hierba en tus campos para tu ganado, y comerás y te saciarás.” (Deut. 11:13-21)
 Estas dos oraciones (El Shemá y la oración para la lluvia) nos recuerdan que nuestra actividad espiritual religiosa causa efectos sobre la tierra y toda la naturaleza. Lógicamente sabemos que las repercusiones no son solamente positivas; si no seguimos el camino correcto harmonioso de la Torá esto podría tener repercusiones negativas sobre la naturaleza (Has beshalom).

Moadim Lesimjá – Rabí Rigoberto Emmanuel y Rabanit Viñas y Familia
Gmar Hatima Tovah – Tizku leshanim Rabot

Torah Thoughts in Honor of Shmini Atzeret

During the Musaf of Shmini Atzeret we recite the Tefilat Geshem, the Prayer for Rain. This prayer begins the addition of “mashiv haruach umorid hagashem,” (you are the one who makes the wind blow and the rain descend) into the Amidah prayers between Pesach and Sukkot.

The prayer for rain was originally intended to be said during the Holiday of Sukkot because it is the pilgrimage festival nearest the rainy season in Israel. But since the Holiday is primarily spent in the Sukkah we wait until after the holiday to ask for rain.

The prayer makes reference to the Angel in charge of rain “Af-Bri.” This name is a combination of “Af” meaning anger and “Bri” meaning health. This is a clear reference to the two ways in which the rain may fall. Sometimes it is a healthy rain and other times it is an angry and destructive force.

During the prayer we ask God to allow the rain to fall in a healthy and beneficial manner as a blessing to the crops and the earth. We remind God of the merits of our ancestors and ask that our many failings not be used to block the bounty of the earth.

The recitation of this prayer should focus us on two very important aspects of Jewish thought. The first is said every day during the Shema prayer, which is the central prayer of the Jewish people. In the second paragraph of the shema our focus is upon the effect of our observance of the mitzvoth upon the earth and all of its inhabitants.

“And it will come to pass that if you hearken to my commandments that I command you today to love Hashem your God, and to serve him, with all your heart and with all your soul – then I will provide rain for your land in its proper time…”

These two prayers (the Daily Shema & The Prayer for Rain) remind us that our religious activity affects the entire world. It is a central Jewish belief that our spirituality has profound repercussions on the earth and the environment.

The second all important reminder of saying the Tefillat Geshem, is a reminder that we should maintain our focus no matter where we live upon our true land, the Land of Israel. This is because we structure the prayer to mark the beginning of the rainy season in Israel regardless of the fact that we ourselves are in the Galuth exile.


The human being is part of the balance of nature. If we are not in harmony from within ourselves – we cause great harm to the earth and all of its inhabitants. In the story of Genesis which we will read tomorrow on Simchath Torah and on Parashat Bereshit, at the point of the creation of man, the Torah says of God that he said “let us create man in our image.” Here the plural language according to our tradition teaches us many lessons among them according to the Pirkei D’ Rabi Eliezer is the idea that man is created not only in the likeness of God but also in the likeness of the creation that had preceded him. Man is a small world inside of a larger world. The entire balance of the earth, all minerals etc are within us. Our spiritual health is reflected on the earth. Our prayers resonate with the cycles of the earth and our lives interact with it not only physically but also spiritually.

Moadim Lesimjá – Rabí Rigoberto Emmanuel y Rabanit Viñas y Familia
Gmar Hatima Tovah – Tizku leshanim Rabot

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Las Costumbres Sefaraditas de Rosh Hashaná
Rosh Hashaná es una oportunidad de renovación para cada judío, en  su relación con Dios, a través de la oración y el arrepentimiento.  Las oraciones tradicionales incluyen solicitudes de perdón por nuestras faltas cometidas durante el año anterior, y peticiones para que Dios nos concede un año mejor que el último, lleno de bondades, bendiciones, salud y dulzura.
Aunque la mayor parte de las oraciones formales son ofrecidas en la sinagoga, algunas de las oraciones más importantes son las que vienen directamente del corazón, o que se ofrecen en unión  con  nuestras familias durante la cena de la fiesta.
Una de las costumbres más bellas, practicadas en la mayoría de las casas judías, es la de comer manzanas sumergidas en miel, mientras expresamos la oración de que este Año Nuevo sea dulce, como la manzana impregnada con miel. Esta costumbre que se practica en todas las comunidades judías (asquenazí y sefaradí) es solamente una parte del rito practic…

“Ante la Ley” Kafka y los Anusim del Siglo 21

El novelista Franz Kafka (1925) escribió una novela sin terminar llamada “El Proceso – Der Prozess.” La novela se enfoca en un hombre que está siendo juzgado por mal gastar su vida. Uno de los relatos de esta novela es especialmente impactante y opino que es muy buena descripción del problema de los Anusim en el siglo 21. “Antes la puerta de la ley” estaba un guardián. Viene un hombre del campo desde muy lejos y llega a este guardián y pide ser admitido a la ley. Pero el guardián de la puerta le responde, “-en estos momentos no le puedo dar permiso entrar a la ley.” El hombre lo considera y pregunta “¿podré ser admitido luego?” Y el guardián responde “-es posible, pero ahora no.”
Como la puerta de la ley estaba abierta de par en par, como siempre lo ha estado, el hombre se agacha para mirar para adentro y el guardián se mueve para un lado para darle acceso a la vista. Se ríe el guardián y le dice al hombre “-veo que deseas mucho entrar, aunque sea contra mis órdenes, pero quiero que reco…

¿Arroz y Frijoles en Pesaj?

Aclarando la diferencia entre Jametz y Kitniyot PorRabinoRigobertoEmmanuelVinas
Durante la fiesta de Pesaj, la Tora prohíbe el consumo de Jametz (productos leudados). La violación de esta prohibición es considerada una de las más serias violaciones de la Tora y es castigada con “karet” escisión espiritual del pueblo judío. Por esa razón todos los judíos observantes hacemos lo posible para evitar comer cualquier comida que contenga Jametz o que fue cocinada y/o mezclada con Jametz.  Esto incluye evitar el uso de cazuelas y cubiertos y lozas que tuvieron contacto con Jametz durante el año por miedo que se contaminen las comidas de Pesaj con algún resto que quede allí de Jametz. Adicionalmente algunas comunidades judías han  impuesto otras restricciones a la dieta de Pesaj que forman parte de las prácticas o costumbres de esas comunidades. Específicamente, algunas comunidades prohibieron el consumo de “Kitniyot o kitniyos” cualquier producto de legumbres, maíz o el arroz. En general hemos e…