Ir al contenido principal

Divrei Emmanuel Parashat Vaiejí

Síntesis Parashat Vaiejí: Yaakov siente que se acerca al final de sus días y manda a llamar a Yosef. Le ruega  que le prometa que va a enterrarlo en la cueva de Majpelá donde están enterrados Adám y Eva, Avrahám y Sará, Yitzjak y Rivka. Yaacov llama a sus hijos para bendecirles, sus bendiciones reflejan el carácter único de cada una de las tribus y su misión individual en el servivio a Dios. Así acaba el sefer Bereshit, el primer libro de la Torá.   




Aviso: La negatividad podría causar ceguera

Cuando Israel vio a los hijos de José, dijo: ¿Quiénes son estos? (Gen. 48:8)
Rashi explica que cuando Yaakob fue a darle la bendición a los hijos de Yosef (José) la shejina se apartó de él por qué él vio a través de Ruaj Hakodesh (el espíritu sagrado), que reyes malos vendrían de ellos. Específicamente el vio proféticamente la ascensión de Yorovam ben Navat y de Ajav que vendrían de Efraím y también a Yehú y sus hijos que saldrían de la línea de Menashe. Ésta percepción le causó shock a Yaakob y perdió la habilidad de bendecirlos y hasta tuvo que preguntar quiénes eran porque no los podía ver. Se le nubló la vista. En ese momento José le aseguró a su padre que aunque en el futuro algo malo iba salir de ellos, en el momento ellos eran dignos de ser bendecidos.

No todos los descendientes de Efraím y de Menashe serían malos en el futuro. Ya sabemos que Yehoshua y Gedeón también fueron descendientes de los hijos de José. Esto causa una pregunta inmediata: ¿Por qué Yaakob no vio estos descendientes y vio solamente los descendientes que serían malos? ¿Por qué se concentró en la energía negativa y no en la positiva?


En mi opinión, la respuesta es fácil de reconocer – esto es producto de la naturaleza (debilidad) humana. En muchos casos no importa lo bueno que esté la vida y las muchas bendiciones que nos rodean lo que nos llama la atención es la energía negativa (los problemas) y nos distrae de ver lo positivo. Muchas veces una idea negativa o una preocupación negativa de algo que podría ocurrir en el futuro nos distraen e interrumpe el disfrute del presente y sus bendiciones. Otra manifestación, de esta concentración en lo negativo, puede reflejarse en nuestra percepción de la vida en general. Algunas personas, acostumbran a concentrarse en lo negativo en lugar de fijar su atención a lo positivo. Aunque estén rodeados por positividad y eventos lindos en su vida lo que les llama la atención son los momentos negativos y el peligro del futuro. Esto es dañino y causa que no podamos valorar realísticamente lo que verdaderamente nos rodea.

En algunos casos la cultura de la familia y de las organizaciones se acostumbra ponerles atención solamente a los que se quejan y a los que fallan. Esta atención a la negatividad les hace gran daño a los individuos y a esa comunidad. En el negocio por ejemplo, los que se concentran solamente en lo que falla no pueden asesorar lo que funcionó. Gastan sus recursos atendiendo lo que falló en lugar de usarlo para desarrollar o apoyar lo que funcionó. Para entender realísticamente el estado de un negocio todas las funciones se deberían de ver y no solamente lo negativo. Los peores jefes son los que solamente critican y nunca reconocen el bien que ese empleado hizo por la compañía. El peor padre es el que solamente castiga y siempre dice "no" en lugar del que reconoce y recompensa los logros de sus hijos. El que crea el futuro es el que reconoce el potencial para lo positivo, no el que se dedica solamente a penar o a avisar de los peligros del futuro.

Para reconocer las bendiciones que nos rodean todos los días deberíamos de abrir nuestros ojos y buscar lo positivo. La shejina (presencia divina) solamente se encuentra en personas que reconocen lo positivo y basan sus acciones en eso. La bendición a los hijos de José se tenía que basar en la vista positiva y no en la negativa. Dios, el Todo Poderoso, sabe que los seres humanos podrían fallar en el futuro y sabe cuándo vamos a fallar, pero pone toda su esperanza en nosotros y se concentra en lo positivo y el potencial para lo positivo. Mientras nosotros hagamos lo mismo, siempre seremos bendecidos. Por esa razón la bendición tradicional de padres a hijos durante Shabbat es "que seas como Menashe Y Efraín."

Por el Rabino Rigoberto Emmanuel Viñas

Then Israel saw Joseph’s sons and he said, ‘who are these?”  (Gen 48:8)

Rashi explains that when Jacob turned to bless Joseph’s sons the Shechina left him because he saw through Ruach Hakodesh (the divine spirit), that wicked kings would one day descend from them. Yeravam and Achav would descend from Ephraim, and Yehu and his sons would descend from Menashe. This perception shocked Jacob to the point where he felt he was unable to bless these two children and asked Joseph who they were. At that point Joseph assured his father that while his sons would have descendants that were evil they themselves were worthy of a blessing.

This raises an immediate question! Not all of the descendants of Joseph’s children would be evil. In fact Joshua and Gideon are also descended from the sons of Joseph. Why didn’t Jacob see these descendants? What made him only notice the negative energy?

In my opinion the answer is - human nature. No matter how good things are, what gets our attention seems to be the negative energy which draws us away from seeing the positive. All too often one negative view or thought lingering in the future obscures our vision of the present and does not allow us to move forward. Another manifestation of this trend towards negativity can be found in our perception of life in general. We could be surrounded with positive occasions and situations but what seems to get most of our attention is the one negative event which blocks us from making a realistic assessment of what is surrounding us.

The best example of I can think of is one that surrounds us right this moment. Most of us see tremendous progress in the development of our shul. Membership is up. Attendance is up. The spirit is up! The sounds of children fill our halls again. Our sisterhood is active and creating wonderful programs and events.  Our new members are contributing to our shul community by serving on the Board of Directors and working with our sisterhood. And we are active with events, celebrations, joyous music and good things all around but one minor setback, and the synagogue becomes abuzz with negativity. One minor complaint seems to throw us off balance. If we look at the majority of our community, most of us are happier than we were three years ago at the synagogue. But as soon as one person complains – we turn ourselves inside out to pay attention and accommodate. Ok maybe that’s not so bad. Maybe we should try harder to make everyone happy at all times (impossible). But the worst part of our focus on negativity is that we lose track of all the good that surrounds us. We forget how far we’ve come. We forgot what we looked like just a short while ago. We run the risk of losing track of our accomplishments if we get sidetracked by negativity. We cease to live in the real world becoming prisoners of a false reality where things aren’t going so well or not moving fast enough. The fact is that things have progressed incredibly fast but we have not noticed it because we continue to become prisoners of complainers and their paranoid delusional and negative visions of our future.

The only solution is Joseph’s solution. Look clearly at what surrounds you at that moment. Not what you suspect will come down the road. Not the negativity that is there. Look closely and realistically at your surroundings and you will have good reason to bless and say thanks.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Las Costumbres Sefaraditas de Rosh Hashaná
Rosh Hashaná es una oportunidad de renovación para cada judío, en  su relación con Dios, a través de la oración y el arrepentimiento.  Las oraciones tradicionales incluyen solicitudes de perdón por nuestras faltas cometidas durante el año anterior, y peticiones para que Dios nos concede un año mejor que el último, lleno de bondades, bendiciones, salud y dulzura.
Aunque la mayor parte de las oraciones formales son ofrecidas en la sinagoga, algunas de las oraciones más importantes son las que vienen directamente del corazón, o que se ofrecen en unión  con  nuestras familias durante la cena de la fiesta.
Una de las costumbres más bellas, practicadas en la mayoría de las casas judías, es la de comer manzanas sumergidas en miel, mientras expresamos la oración de que este Año Nuevo sea dulce, como la manzana impregnada con miel. Esta costumbre que se practica en todas las comunidades judías (asquenazí y sefaradí) es solamente una parte del rito practic…

“Ante la Ley” Kafka y los Anusim del Siglo 21

El novelista Franz Kafka (1925) escribió una novela sin terminar llamada “El Proceso – Der Prozess.” La novela se enfoca en un hombre que está siendo juzgado por mal gastar su vida. Uno de los relatos de esta novela es especialmente impactante y opino que es muy buena descripción del problema de los Anusim en el siglo 21. “Antes la puerta de la ley” estaba un guardián. Viene un hombre del campo desde muy lejos y llega a este guardián y pide ser admitido a la ley. Pero el guardián de la puerta le responde, “-en estos momentos no le puedo dar permiso entrar a la ley.” El hombre lo considera y pregunta “¿podré ser admitido luego?” Y el guardián responde “-es posible, pero ahora no.”
Como la puerta de la ley estaba abierta de par en par, como siempre lo ha estado, el hombre se agacha para mirar para adentro y el guardián se mueve para un lado para darle acceso a la vista. Se ríe el guardián y le dice al hombre “-veo que deseas mucho entrar, aunque sea contra mis órdenes, pero quiero que reco…

¿Arroz y Frijoles en Pesaj?

Aclarando la diferencia entre Jametz y Kitniyot PorRabinoRigobertoEmmanuelVinas
Durante la fiesta de Pesaj, la Tora prohíbe el consumo de Jametz (productos leudados). La violación de esta prohibición es considerada una de las más serias violaciones de la Tora y es castigada con “karet” escisión espiritual del pueblo judío. Por esa razón todos los judíos observantes hacemos lo posible para evitar comer cualquier comida que contenga Jametz o que fue cocinada y/o mezclada con Jametz.  Esto incluye evitar el uso de cazuelas y cubiertos y lozas que tuvieron contacto con Jametz durante el año por miedo que se contaminen las comidas de Pesaj con algún resto que quede allí de Jametz. Adicionalmente algunas comunidades judías han  impuesto otras restricciones a la dieta de Pesaj que forman parte de las prácticas o costumbres de esas comunidades. Específicamente, algunas comunidades prohibieron el consumo de “Kitniyot o kitniyos” cualquier producto de legumbres, maíz o el arroz. En general hemos e…