Ir al contenido principal

Divrei Emmanuel Parashat Itró

Síntesis Parashat It: Los hijos de Israel llegan al Monte Sinaí donde se les ofrece la Torá. Después  que la aceptan, Dios le ordena a Moshé que le diga al pueblo que no se acerque a la montaña y que preparen 3 días para recibir la Torá. El tercer día, en medio de truenos y relámpagos, la voz de Dios emana de la montaña y le habla al pueblo judío, dándoles los Diez Mandamientos.



“No te harás un ídolo para (de) sí mismo”

En la porci
ón de la Torá de esta semana - Itró, los Diez Mandamientos son leídos. Uno de los Diez Mandamientos nos dice que no debemos crear un ídolo tallado o cualquier otra representación física de los dioses. No adorarlos y no seguir a los falsos dioses. La pregunta que surge en mi mente es ¿cómo puede cualquier ser humano racional en realidad adorar a un ídolo que él mismo tallo o creo? Moisés insiste continuamente en esta prohibición al igual que el resto de los profetas. De hecho, vemos que poco después de la entrega de este mandamiento, el pueblo judío, de hecho, crean un tallado en un ídolo de un becerro de oro y comenzar a adorar con él. ¿Podría ser que los antiguos estaban tan alejados de la realidad que realmente creían en los dioses falsos que ellos adoraban y, de hecho que ellos mismos habían creado? ¿Cómo puede ser que nuestros antepasados ​​abandonarían la Torá para seguir algo que ellos sabían no era real porque ellos mismos lo habían inventado?
De acuerdo con el Talmud en Sanhedrin 63b, explica esto de manera diferente. "Los israelitas sabían que los ídolos no tenían ningún valor, simplemente querían una sanción pública para satisfacer sus concupiscencias." En otras palabras la idolatría tiene muy poco que ver con el ídolo de en si - tiene que ver con el practicante.
De acuerdo a la Torá nosotros fuimos creados a imagen de Dios - ¡la idolatría en cambio crea a Dios a imagen del hombre! Cuando el ídolo se crea o se inventó la religión, puede permitir o prohibir cualesquiera que sean los practicantes quieran hacer. Los dioses de la idolatría son dioses de la guerra, deseos, pasiones, etc. Ellos representan las experiencias de los seres humanos.
El concepto de la Torá de Dios es que el hombre debe imitar a Dios antes que a la inversa. El Dios de Israel presentado en la Torá es un Dios de justicia y moralidad. Él exige que los judíos se esfuercen  continuamente para perfeccionarse y elevarse para crear una nación de personas santas.
El Dios de Israel nos esculpe a nosotros, nos forma a nosotros, y nosotros no lo podemos tallar o moldearlo a él para adaptarlo a nuestras ideas. Ahora bien, estas ideas pueden ser algo fácil para todos nosotros (la gente moderna) de acuerdo con el tiempo que permanezcan en lo abstracto, pero tan pronto que esto se lleve hasta el día de práctica, hay muchos que no estarían de acuerdo. La respuesta, por supuesto, es que muchos de nosotros seguimos a querer moldear o esculpir nuestros conceptos de Dios para ajustándonos al concepto de que Dios tiene para nosotros.
Un ejemplo se puede encontrar en los modernos temas políticos. Lo que no era moralmente aceptado anteriormente ¡de repente es aceptado hoy! ¿por qué? porque todos hemos acordado que lo es. Nosotros seguimos dándole forma a nuestra moral por los caprichos de la sociedad. Esta es una forma de idolatría. Coloca los seres humanos en el control de la moralidad en vez de poner a Dios en control. Un ejemplo se puede encontrar en el funcionamiento moderno de sinagogas. Muchas sinagogas hoy se ejecutan como si la religión fuera una democracia. Practicamos los rituales y restricciones que nos gustan y violamos o evadimos o suprimimos los que no nos gustan. Todo esto lo hacemos bajo la bandera de la "modernización" de nuestra religión. Pero la filosofía subyacente de la modernización es la idea de que estamos en control de lo que la religión nos enseña. Se presenta a Dios como maleable a los deseos de la mayoría. Esto se conoce, usando el lenguaje de la Torá como - "Idolatría." El lenguaje de los diez mandamientos es "No te hagas una imagen tallada." En otras palabras, no te conviertas en dios - acepta que Dios está en control y ajústate a lo que dice la Torá - no a lo que tú piensas.
Con la comprensión de esta idea - podemos ver un valor aún más profundo para las palabras ‘Naaseh venishma’ que el pueblo judío, dijo en respuesta a la invitación de Dios para aceptar su Torá. Naaseh venishma significa que ‘vamos a hacer y vamos a entender.’ Normalmente la gente hace las cosas después de que entienden lo que están haciendo. Si ven una razón para ello lo hacen. Si les beneficia - lo practican. Si no, no lo hacen. Naaseh venishma significa que aceptamos que la sabiduría de Dios es más grande que la nuestra. Sometemos nuestra voluntad a la voluntad de Dios – tallamos nuestra voluntad a la de Él y no Él a la nuestra.
 Por el Rabino Rigoberto Emmanuel Viñas


“You shall not make an idol for (of) yourself”

In this week’s Torah portion, the Ten Commandments are read. One of the Ten Commandments tells us not to create a carved idol or any other physical representation of gods. Not to worship them and not to follow false gods.
The question that arises in my mind is how could any rational human being actually worship an idol that he/she carved or created themselves? Moses continually stresses this prohibition as do the rest of the prophets. In fact we see that shortly after the giving of this commandment, the Jewish people in fact do create a carved an idol of a golden calf and begin to worship with it. Could it be that ancient people were so far removed from reality that they actually believed in the false gods that they worshipped and in fact had created themselves? How could it be that our ancestors would abandon the Torah to follow something that they must have known wasn’t real since they had invented it?
According to the Talmud in Sanhedrin 63b explains this differently. “The Israelites knew that the idols were worthless, they simply wanted a public sanction to satisfy their lusts.” In other words idolatry has very little to do with the idol it has to do with the practitioner.
According to the Torah we were created in the image of God – idolatry on the other hand creates god in the image of man!
When the idol is created or the religion is invented, it can permit or prohibit whatever the practitioners want it to do. The gods of idolatry are gods of war, lusts, passions etc. They represent the experiences of humans.
The Torah concept of God is that humans must mimic God rather than the other way around. The God of Israel presented in the Torah is a God of justice, and morality. He demands that Jews continually strive to perfect themselves by uplifting themselves and creating a nation of holy people.
The God of Israel carves us out, shapes us, we do not carve Him or shape Him to fit our ideas.
Now these ideas can be somewhat easy for all of us (modern people) to agree with as long as they remain in the abstract but as soon as this is brought down to the practical day there are many who would disagree. The response of course is that many of us continue to want to shape or carve out our God concepts rather than adjusting ourselves to the concept that God has for us.
An example can be found in modern political issues. What was unacceptable not that long ago is suddenly acceptable today! Why because we have all agreed that it is. We continue to shape our morality by the whims of society. This is a form of idolatry. It places humans in control of morality rather than placing God’s teachings as presented in the Torah, in control of right and wrong.
An example can be found in the modern functioning of synagogues. Many synagogues today are run as if the religion were a democracy. We practice the rituals and restrictions that we like and violate or circumvent or abolish the ones we don’t like. All of this we do under the banner of “modernizing” our religion. But the underlying philosophy of modernizing is the idea that WE are in control of what the religion teaches us. We present God as malleable to the wishes of the majority. This is called in Torah language - “IDOLATRY.”
The language of the Ten Commandments is “you shall not make yourself a carved image.” In other words do not turn yourself into god – accept that God is in control and adjust yourself to what the Torah says – not what you think.
Understanding this idea – we can see an even deeper value to the words NAaseh Venishma that the Jewish people said as a response to the invitation from God to accept his Torah. Naaseh Venishma means we will do and we will understand. Normally people do things after they understand what they are doing. If they see a reason for it they do it. If it benefits them they practice it. If not they don’t do it. Naaseh venishma means that we accept that God’s wisdom is greater than ours. We submit our will to God’s will we carve ourselves to God’s image not god to ours.


Comentarios

  1. Rabino Viñas nuevamente su enseñanza habla mi vida que linda la tora ¡BARUJ HASHEM!Itro accepto ,creyo, y se convertio a la tora en ese tiempo. ¿Ahora que empide a una persona hoy en dia que totalmente acceptado la tora pero le falta entrar al mikvé y presentarse ante el beit din? ¿y si esa persona y esta preocupado que no va llegar a lograr lo mencionado arriba que pasa con esa persona?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

“Ante la Ley” Kafka y los Anusim del Siglo 21

El novelista Franz Kafka (1925) escribió una novela sin terminar llamada “El Proceso – Der Prozess.” La novela se enfoca en un hombre que está siendo juzgado por mal gastar su vida. Uno de los relatos de esta novela es especialmente impactante y opino que es muy buena descripción del problema de los Anusim en el siglo 21. “Antes la puerta de la ley” estaba un guardián. Viene un hombre del campo desde muy lejos y llega a este guardián y pide ser admitido a la ley. Pero el guardián de la puerta le responde, “-en estos momentos no le puedo dar permiso entrar a la ley.” El hombre lo considera y pregunta “¿podré ser admitido luego?” Y el guardián responde “-es posible, pero ahora no.”
Como la puerta de la ley estaba abierta de par en par, como siempre lo ha estado, el hombre se agacha para mirar para adentro y el guardián se mueve para un lado para darle acceso a la vista. Se ríe el guardián y le dice al hombre “-veo que deseas mucho entrar, aunque sea contra mis órdenes, pero quiero que reco…

¿Arroz y Frijoles en Pesaj?

Aclarando la diferencia entre Jametz y Kitniyot PorRabinoRigobertoEmmanuelVinas
Durante la fiesta de Pesaj, la Tora prohíbe el consumo de Jametz (productos leudados). La violación de esta prohibición es considerada una de las más serias violaciones de la Tora y es castigada con “karet” escisión espiritual del pueblo judío. Por esa razón todos los judíos observantes hacemos lo posible para evitar comer cualquier comida que contenga Jametz o que fue cocinada y/o mezclada con Jametz.  Esto incluye evitar el uso de cazuelas y cubiertos y lozas que tuvieron contacto con Jametz durante el año por miedo que se contaminen las comidas de Pesaj con algún resto que quede allí de Jametz. Adicionalmente algunas comunidades judías han  impuesto otras restricciones a la dieta de Pesaj que forman parte de las prácticas o costumbres de esas comunidades. Específicamente, algunas comunidades prohibieron el consumo de “Kitniyot o kitniyos” cualquier producto de legumbres, maíz o el arroz. En general hemos e…

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Las Costumbres Sefaraditas de Rosh Hashaná
Rosh Hashaná es una oportunidad de renovación para cada judío, en  su relación con Dios, a través de la oración y el arrepentimiento.  Las oraciones tradicionales incluyen solicitudes de perdón por nuestras faltas cometidas durante el año anterior, y peticiones para que Dios nos concede un año mejor que el último, lleno de bondades, bendiciones, salud y dulzura.
Aunque la mayor parte de las oraciones formales son ofrecidas en la sinagoga, algunas de las oraciones más importantes son las que vienen directamente del corazón, o que se ofrecen en unión  con  nuestras familias durante la cena de la fiesta.
Una de las costumbres más bellas, practicadas en la mayoría de las casas judías, es la de comer manzanas sumergidas en miel, mientras expresamos la oración de que este Año Nuevo sea dulce, como la manzana impregnada con miel. Esta costumbre que se practica en todas las comunidades judías (asquenazí y sefaradí) es solamente una parte del rito practic…