Sobre Yom Kipur y la Kaparah

Hay una historia tradicional Budista que explica la fiesta de Yom Kipur de manera  tan efectiva que no puedo dejar de mencionarla.
Siglos atrás había en China un monasterio budista tan estricto que demandaba que sus monjes tomaran una promesa de mantenerse célibes, tan estrictamente, que incluía hasta tocar una mujer como prohibición. Dos monjes jóvenes que querían entrar a esa orden se reunieron con el sacerdote de su pueblo y allí le expresaron su voto de mantenerse célibes y de no tocar una mujer y salieron en camino al monasterio. El monasterio quedaba a diez días de viaje a pie de su pueblo. Al fin del segundo día los dos jóvenes llegaron al pie de un río y allí se encontraron con una anciana que les pidió ayuda para cruzar el río. Uno de los jóvenes la recogió y se la puso en la espalda y así la cargo para el otro lado del río. Los dos siguieron sin incidente al monasterio. Cuando llegaron tan cerca al monasterio que lo podía ver de lejos el otro monje le expresó su indignación al otro. “Yo no creo que tú tienes suficiente auto control para ser parte de este monasterio,” le dijo. El otro se sorprendió y le preguntó por qué decía eso. “Pues tomaste un voto que no tocarías a una mujer y no fueron ni dos días después que tocaste una mujer al recoger a esa vieja cuando llegamos al río,” le dijo su amigo. El otro monje le respondió a su amigo. “Sí, yo la recogí en el río, pero la deje del otro lado, pero tú la has estado cargando por todos estos días.”
Yom Kipur es una oportunidad de soltar todo lo negativo que estamos cargando de nuestro pasado. Mientras pasa el tiempo vamos acumulando pecados. Somos seres humanos, fallamos, nos equivocamos, nos dejamos guiar por nuestras pasiones. Y perdemos el camino guiado por nuestros valores. Lo peor de todo estas experiencias negativas, es que se quedan arrastrándonos, forman parte de nuestra persona aunque tratamos de liberarnos de ella. Se pone difícil sacudirnos de esos fantasmas del pasado que nos persiguen en el presente. Yom Kipur es ese día especial que tiene la habilidad si internalizar su mensaje, de limpiarnos para poder dejar atrás (la vieja que habíamos cargado) todo lo negativo del pasado y comenzar de nuevo. 
Cuando consideramos esta bendición de la limpieza en Yom Kipur, nos damos cuenta que es el día más alegre del almanaque judío.

Por el Rabino Rigoberto Emmanuel Viñas

Entradas más populares de este blog

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Nitel Najt