Ir al contenido principal

Divrei Emmanuel Parashat Kóraj

Síntesis Parashat Koraj
Kòraj, Datan, Aviram y 250 líderes de Israel se rebelaron contra de la autoridad de Moshé y Aharón. Como resultado de la rebelión, se los traga la tierra. Hay muchos que resienten de la muerte de Kòraj y sus seguidores responsabilizan a Moshé. La ira de Dios  se manifiesta a través de una plaga que acosa a la nación y causa la muerte de miles de personas. Una vez más, Moshé intercede a favor del pueblo e instruye a Aharón para que expíe el pecado cometido, tras lo cual la plaga llega a su fin.
"El estado mayor de la vida"

Desde el punto de vista del simbolismo bíblico - una vara es un símbolo de nuestra habilidad de crear herramientas para dominar el camino que la vida nos presente y de cruzarlo con la ayuda divina. Esto es porque en realidad le da al usuario la capacidad de dominar el camino, incluso los terrenos más difíciles. En los tiempos de la Torá y en muchos lugares, aún hoy cada persona tenía una vara debido al hecho de que los caminos y senderos que caminaban estaban sin asfaltar y la necesitaban para darles apoyo mientras caminaban.
 Sin embargo, la vara también es un símbolo de poder en la mayoría de los países. Esto es especialmente cierto en África y el inferior de los países del Oriente Medio como Israel y Egipto. Cada tribu tenía un líder y cada jefe tenía un símbolo de poder - su vara- mostraba su nobleza.
En esta Parashá una de las pruebas sobre el hecho de que Dios había escogido a Aharón para el liderazgo en última instancia se produjo a través de estas varas.
La nación por medio de Moisés, recibió instrucciones de tomar el bastón de mando de cada tribu, que le escriban el nombre de la tribu en él y lo coloquen en el tabernáculo de reunión (casa de oración – ohel moed) durante la noche.  El nombre de Aharón iba a ser inscrito en la vara de la tribu de Leví. Durante la noche esa vara de Aarón, florece con hojas, flores y almendras. Las otras varas no florecieron y se mantuvieron como lo que eran - palos secos y muertos convertidos en herramientas humanas. Esto fue un milagro que demostró claramente que Aharón contaba con la bendición de Dios de liderazgo.

Pero el milagro de las varas apunta a mucho más que el hecho de que Aarón fue elegido realmente por Dios para el liderazgo. El simbolismo explica la verdadera intención de la Torá y su forma de vida.
Al colocar a su vara en la casa de oración, los dirigentes simbólicamente ponían sus habilidades en las "manos" de Dios. Al llevar sus varas ellos llevaron sus símbolos de poder y se los dieron a Dios. La Torá nos pide que hagamos esto diariamente. Estamos para someter nuestra voluntad a la voluntad de Dios. Si deseamos algo, primero debemos ver si es aceptable para Dios a través de su santa Torá y sólo entonces, con esta aprobación se puede participar de ella. Ahora la pregunta es ¿por qué? ¿Por qué Dios nos quiere limitar el ejercicio de nuestros poderes a condición de su aprobación? ¿Será que Dios es un dictador totalitario y controlador que quiere dominarnos la fuerza que se está ejerciendo aquí a través de la Torá? ¿Por qué el "todopoderoso" trata de causar que nosotros aceptemos su control sobre nosotros? ¿No es suficiente para El que controle el mundo entero?- ¿por qué insiste que nosotros aceptemos ese control divino?

La respuesta se puede encontrar en este mismo milagro de la vara de Aarón. La vara de Aharón después de todo era solamente un objeto físico. Era una rama de un árbol que se secó para usarla como madera. Anteriormente era un ser viviente pero ahora como era un pedazo de madera ya aparentemente no tenía la vida. Este mismo material fue el que retornó a la vida, dio fruto, hojas, y flores. Y esa vara nunca dejó de dar flores y fruto. La Torá dice en esta misma parashá que pusieron esa vara en el tabernáculo para servir como testimonio para siempre. Luego la vara  fue transportada e incluida en el Templo de Jerusalén y fue escondida cuando los enemigos de Israel vinieron a destruir el templo para ser recuperado en el futuro.

Don Isaac Abravanel, comenta que se trataba de un milagro que figura dentro de un milagro, porque normalmente cuando las almendras salen las flores caen, pero aquí estuvieron presentes en el mismo tiempo juntos. El simbolismo es ahora fácil de ver. Al colocar nuestro camino por la vida, nuestros poderes y nuestras capacidades  en las manos de Dios es lo que Dios usa para bendecirnos. Dios quiere asegurarse de que nuestras vidas sean totalmente bendecidas por lo que nos permite ver durante nuestros tiempos la fruta de vida, las flores y las hojas. Al poner nuestras vidas en las manos de Dios podemos tener acceso a la bendición de gozar de la vida más plenamente. Ganamos esperanza y perspectiva. La vida humana puede ser vista por el pesimista como “infructuosa” porque si lo pensamos con honestidad y dejamos de ignorar nuestra mortalidad, llegamos a la conclusión de que somos simplemente mortales. Esta es la razón de usar la vara que era simplemente un árbol vivo que se había convertido en madera muerta. Por medio de este símbolo logramos la confrontación con nuestra mortalidad. Vivimos el mayor tiempo posible acumulando bienes, ideas y el aprendizaje, pero al final nos morimos y parece que todo termina en la tumba.
¡Bueno, la Torá quiere que sepamos que esto no es así!
La vida tiene sentido. Todos nuestros poderes y lo mundano pueden transformarse y dar fruto – un fruto que permanece y no perece en la tumba. Y no sólo lo vemos en nuestra vida vamos a ver esto continuamente, incluso en el más allá. Al darle de nosotros mismos y nuestras capacidades al servicio de Dios nos permite transformar los objetos más mundanos o rutinarios en objetos sagrados que realmente nos den profundo placer, y que podemos retener de forma permanente. El dinero que es colocado en el banco no nos beneficia una vez que morimos.
Pero el dinero dado a Tzedaká es una inversión que proporciona placer tanto aquí en este mundo y él en “otro mundo,” el mundo venidero. Una vida basada en la Torá es una vida que vale la pena vivir porque es bendecida y tiene sentido de la vida. Es por eso que Dios quiere nuestra obediencia Él quiere bendecirnos - porque Él nos ama. Al revelar la profunda belleza espiritual en todas las cosas nuestra vida es enaltecida y da flores.

Rabí Akiva solía decir: “Amado es el hombre, porque él fue creado a imagen de Dios.” Se refiere a un amor más grande (por Dios para el hombre) que se dio a conocer que lo que ha sido creado a imagen de Dios, como se dice, "porque a imagen de Dios hizo Él al hombre" (Génesis 9:6). Amado son los Hijos de Israel porque son llamados hijos de Dios. Es un indicio de un amor más grande que se dio a conocer a los que son llamados ‘hijos de Dios’, como se dice “Ustedes son hijos al señor tu Dios. (Deut. 14:1) Amado es Israel el que se les dio un utensilio precioso (la Torá). Es un amor más grande que se dio a conocer a quienes se les dio un utensilio precioso, como se dice:
"Porque os he dado una buena posesión, no abandones Mi Torá" (Proverbios 4:2). Talmud Bavli Ética de los Padres, 3:18


Por Rabino Rigoberto E. Viñas 

Comentarios

  1. Fur grato para mi alma poder haber leído esto

    ResponderEliminar
  2. Rabi Viñas nuevamente me gozo con su enseñanza....Baruj Hashem!!

    ResponderEliminar
  3. Rabi Viñas nuevamente me gozo con su enseñanza....Baruj Hashem!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

“Ante la Ley” Kafka y los Anusim del Siglo 21

El novelista Franz Kafka (1925) escribió una novela sin terminar llamada “El Proceso – Der Prozess.” La novela se enfoca en un hombre que está siendo juzgado por mal gastar su vida. Uno de los relatos de esta novela es especialmente impactante y opino que es muy buena descripción del problema de los Anusim en el siglo 21. “Antes la puerta de la ley” estaba un guardián. Viene un hombre del campo desde muy lejos y llega a este guardián y pide ser admitido a la ley. Pero el guardián de la puerta le responde, “-en estos momentos no le puedo dar permiso entrar a la ley.” El hombre lo considera y pregunta “¿podré ser admitido luego?” Y el guardián responde “-es posible, pero ahora no.”
Como la puerta de la ley estaba abierta de par en par, como siempre lo ha estado, el hombre se agacha para mirar para adentro y el guardián se mueve para un lado para darle acceso a la vista. Se ríe el guardián y le dice al hombre “-veo que deseas mucho entrar, aunque sea contra mis órdenes, pero quiero que reco…

¿Arroz y Frijoles en Pesaj?

Aclarando la diferencia entre Jametz y Kitniyot PorRabinoRigobertoEmmanuelVinas
Durante la fiesta de Pesaj, la Tora prohíbe el consumo de Jametz (productos leudados). La violación de esta prohibición es considerada una de las más serias violaciones de la Tora y es castigada con “karet” escisión espiritual del pueblo judío. Por esa razón todos los judíos observantes hacemos lo posible para evitar comer cualquier comida que contenga Jametz o que fue cocinada y/o mezclada con Jametz.  Esto incluye evitar el uso de cazuelas y cubiertos y lozas que tuvieron contacto con Jametz durante el año por miedo que se contaminen las comidas de Pesaj con algún resto que quede allí de Jametz. Adicionalmente algunas comunidades judías han  impuesto otras restricciones a la dieta de Pesaj que forman parte de las prácticas o costumbres de esas comunidades. Específicamente, algunas comunidades prohibieron el consumo de “Kitniyot o kitniyos” cualquier producto de legumbres, maíz o el arroz. En general hemos e…

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Las Costumbres Sefaraditas de Rosh Hashaná
Rosh Hashaná es una oportunidad de renovación para cada judío, en  su relación con Dios, a través de la oración y el arrepentimiento.  Las oraciones tradicionales incluyen solicitudes de perdón por nuestras faltas cometidas durante el año anterior, y peticiones para que Dios nos concede un año mejor que el último, lleno de bondades, bendiciones, salud y dulzura.
Aunque la mayor parte de las oraciones formales son ofrecidas en la sinagoga, algunas de las oraciones más importantes son las que vienen directamente del corazón, o que se ofrecen en unión  con  nuestras familias durante la cena de la fiesta.
Una de las costumbres más bellas, practicadas en la mayoría de las casas judías, es la de comer manzanas sumergidas en miel, mientras expresamos la oración de que este Año Nuevo sea dulce, como la manzana impregnada con miel. Esta costumbre que se practica en todas las comunidades judías (asquenazí y sefaradí) es solamente una parte del rito practic…