Divrei Emmanuel Parashat Vaikrá


Síntesis Parashat Vayikra:

El libro de Vayikra (Levítico), que comenzamos a leer esta semana, también se denomina Torá Kohanim, Las leyes de los sacerdotes. En su mayor parte trata de los korbanot (ofrendas) que se presentaron en el Mishkán (Tabernáculo).


 

¿Serás esclavo de faraón?

Esta semana añadimos una sección adicional a la lectura de la Torá en honor al Shabbat Hajodesh que siempre se lee antes o en el mismo día de Rosh Hodesh Nisán, como preparación para Pesaj. Esta sección viene de Parashá Bo (Éxodo 12: 1-20). La porción está relacionada a la mitzvá (mandamiento) de crear y mantener el almanaque o calendario judío. El Calendario judío se basa en las etapas de la luna. La luna nueva es el comienzo del mes y es llamado Rosh Hodesh. Esta porción comienza el calendario judío con el mes de Aviv de la primavera en el que cae Pesaj. También añadimos otra lectura de otra Torá en celebración del día de Rosh Hodesh la Luna Nueva de Nisan, que cae hoy.
Pero originalmente en tiempos bíblicos y talmúdicos el almanaque judío no era fijo. El comienzo del mes (Rosh Hodesh) se declaraba cada mes por el Sanhedrín cuando testigos veían la luna nueva. Esto causaba que cada mes la corte hebrea estuviera directamente involucrada en fijar las fechas de las fiestas y de los días comunes de ese mes. Por esa misma razón los Rabinos crearon el segundo día de las fiestas en el exilio para estar seguro que las comunidades que estaba lejos del Sanhedrín observarían por lo menos uno de esos días de fiesta juntos con la comunidad que lo había fijado de acuerdo a la declaración de la corte. Luego con la destrucción del Sanhedrín se creó un calendario fijo pero esa práctica se mantuvo.
La pregunta es ¿Por qué dar esta mitzvá algunos días antes del éxodo de Egipto? ¿No tendrían otras preocupaciones más importantes en esos momentos antes del éxodo que ocuparse con la creación de un calendario? ¿Por qué darlo en los días antes de Pesaj y no esperar hasta después de la liberación para hacerlo con más calma?
Hay que entender que esta mitzvá fue y es parte importante del proceso de liberación nacional del pueblo judío. La liberación de la esclavitud egipcia no fue solamente libertad de la opresión física sino también de la esclavitud sicológica emocional y cultural al pueblo egipcio.
La Hagadah de Pesaj en respuesta a las cuatro preguntas del Seder responde con un dicho que también se relaciona a esta pregunta:
“Fuimos siervos de Faraón de Egipto, y el Señor nuestro Dios, nos sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido. Y si el Santo, Bendicho sea su nombre, no hubiera sacado a nuestros antepasados de Egipto nosotros y nuestros hijos y nietos seríamos todavía esclavos de faraón en Egipto...” La pregunta natural que esto causa es- ¿No crees que esto es una exageración? ¿Tantos miles de años después seriamos todavía esclavos? ¿No crees que algún faraón moderno nos hubiera dado la libertad? La respuesta es que esta parte del Seder va al grano de la idea que la libración de Egipto también fue sicológica y emocional. En lugar de vivir con la identidad de haber sido los esclavos de faraón nosotros andamos con la identidad del “pueblo escogido.” Esto porque a través del proceso de liberación Hashem nos dio otra identidad la identidad de autodeterminación como hombres libres. La mitzvá (mandamiento) de crear un almanaque judío es parte de este proceso. En lugar de vivir y marcar los días de acuerdo a ellos – nosotros marcamos los días de acuerdo a nuestra propia cultura y religión.
Hoy en día hay muchos judíos que se basan en el almanaque cristiano. Ellos le llaman el almanaque laico o común para evitar la idea que se basan en otros valores ajenos a los nuestros. El año del almanaque común se basa en la vida del hombre/dios (falso) de los cristianos. Fue desarrollado por emperadores y clérigos de la iglesia católica y se basa en el sol y sus días son marcados por fiestas y observancias del almanaque cristiano. El almanaque “corriente” cristiano fue creado e instituido por orden del Papa Gregorio XIII in en el año 1582.
Tal vez la lectura de esta semana nos está invitando a reconsiderar nuestra relación con el almanaque que marca nuestros días. ¿Conoces tu fecha de cumpleaños en el almanaque judío? ¿Has usado la frase “Pesaj cae temprano o tarde este año” o la frase Janucá viene temprano o tarde este año?” ¿Tarde o temprano comparado a qué? Obviamente esa frase errónea se refiere a la fecha comparada a las fiestas o eventos ajenos a nuestra cultura. Si lo miramos desde el punto de vista hebreo siempre caen en la misma fecha – el 15 de Nisan y el 25 de kislev respetivamente. El almanaque judío nos da poder. Vivir de acuerdo a él nos provee la oportunidad de actualizar nuestra cultura y no vivir ajustándonos a las otras culturas. ¿Cuántos no acordamos de la fecha hebrea de los meldados o hillulim yartzeits de nuestra familia? ¿A quién se le podría olvidar esa fecha? ¿Si recordamos esa fecha de la muerte de nuestros queridos por qué no recordar esas fechas en vida también?

Nuestra liberación vino a través de este almanaque y los otros milagros que Dios hizo por nosotros en el momento del éxodo. Por esa razón tiene tanto sentido dar esa mitzvá directamente antes de Pesaj. En esos días y en estos el almanaque judío podría ser un instrumento de liberación y retorno a nuestra autodeterminación y al orgullo de ser parte del pueblo de Israel.
Por el Rabino Rigoberto Emmanuel Viñas

Entradas más populares de este blog

Las Costumbres Sefaraditas + Serie de Videos de Rosh Hashana

Nitel Najt